Las claves de la cartera del mayor fondo de España: así se gestiona Quality Inversión Conservadora


Quality Inversión Conservadora tiene 9.783 millones de euros en activos bajo gestión, lo que le convierte no solo en el mayor perfilado sino en el producto con más patrimonio de España. Una cifra imponente que en muchos casos puede incluso limitar la gestión. En su caso, al tratarse de un producto destinado a un perfil conservador, se trata de buscar oportunidades de inversión sin exponerse demasiado al riesgo. Es el perfil más bajo dentro de la gama de fondos perfilados Quality, que además está compuesta por Quality Inversión Moderada y Quality Inversión Decidida.

Su objetivo es buscar rentabilidades adecuadas al nivel de riesgo de cada fondo con una visión de medio y largo plazo. “La disciplina, la consistencia y la objetividad marcan la hoja de ruta. Y el control del riesgo es imperativo, máxime en un perfil conservador”, aseguran desde la propia gestora, BBVA AM.

De todo ello se deduce que, aunque gestionan con diferentes horizontes, las condiciones del mercado dictan si es momento de acelerar u optar por la prudencia. “No siempre correr mucho significa llegar antes”, avisan, y aconsejan mantener una cartera verdaderamente diversificada no sólo en las principales clases de activos sino también en otros descorrelacionados de los mismos así como en distintos horizontes.

Posicionamiento de la cartera

Desde un punto de vista estratégico, con un horizonte temporal a cinco años, el activo favorito para este producto es el crédito Investment Grade, comentan. Dentro de este, están posicionados tanto en Europa como en Estados Unidos. Además, también mantienen posiciones en high yield y deuda emergente pero en menor medida.

Con respecto a la duración, mantienen duraciones bajas, principalmente en los países denominados core. Además, recientemente han incorporado bonos ligados a inflación americana, en un momento donde las expectativas de inflación son muy bajas, arguyen.

Por su parte, en renta variable su visión de fondo “sigue siendo atractiva”. Geográficamente, favorecen Europa y mercados emergentes frente a Estados Unidos. Sin embargo, a corto plazo consideran que “el entorno actual presenta muchas incertidumbres que nos llevan a mantener una exposición bursátil baja”.

Adicionalmente, mantienen estrategias ligadas a la evolución del oro y coberturas sistemáticas de riesgo. En cuanto a divisas, están infraponderados en dólar frente al euro y el yen. Y mantienen posiciones en activos alternativos como sustitutos de la liquidez, principalmente a través de estrategias Risk Premia y CTAs.

Las principales posiciones están en los siguientes cinco fondos: Amundi 3 M-DP, GS Euro Liquid Reserves -Int Acc T, BNP Paribas Insticash EUR 1D Short Term I, iShares Core EUR Corp EUR A y TRS Alternative Risk Premia.

¿Cómo ha respondido el inversor al COVID-19?

Tras las caídas del mercado a raíz de la crisis del COVID-19, sobre todo durante el primer trimestre del año, ha sido vital mantener una comunicación fluida con los clientes para evitar que éstos tomaran decisiones precipitadas en sus inversiones.

Desde BBVA AM aseguran que los clientes “han sabido aguantar esos momentos y son conscientes de que la alternativa a realizar pérdidas por miedo o pérdida de confianza es seguir dentro del mercado y dentro del fondo con la misma disciplina que tanto nos ha ayudado en años anteriores”. En ese sentido, subrayan la importancia de que los inversores entiendan las decisiones que se toman. 

“Ni lo hacemos con el retrovisor, algo que podría hacer un daño irreparable a la rentabilidad esperada de su fondo, ni persiguiendo al mercado si las condiciones de riesgo del mercado no son las adecuadas”, concluyen.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído