Las claves de Allianz Global Investors para renta fija


“Si analizamos el entorno económico actual, resulta obvio que nos enfrentamos al reajuste de los desequilibrios que se acumularon durante años y cuyos efectos nos acompañarán también durante años. La crisis financiera y fiscal ha provocado una revaluación de los riesgos de crédito soberano y una revaluación generalizada de la deuda gubernamental de la eurozona. Nosotros apostamos por la gestión activa, que contribuye a reducir estos riesgos”, afirma Stefan Scheurer, del equipo de mercados internacionales de capitales y análisis temático de Allianz Global Investors, quien comparte sus perspectivas para renta fija.

Infraponderados en deuda europea e internacional

En Allianz opinan que “la continuación de la consolidación fiscal en la eurozona, junto con un mayor desarrollo de los mecanismos de respaldo internacional deberían contribuir a reducir los riesgos de liquidez y de solvencia de los países periféricos a medio plazo. Además, la puesta en marcha de reformas estructurales orientadas a mejorar el potencial de crecimiento de la región también resultará clave”.

“Si tenemos en cuenta la ligera mejora de los datos macroeconómicos −explica Scheurer−, creemos que los bonos gubernamentales de países periféricos con vencimientos a corto y medio plazo resultan atractivos porque los diferenciales prácticamente no se han movido en el último mes, a pesar de diversos acontecimientos, como la crisis gubernamental vivida en Portugal. El riesgo más evidente para los países periféricos sería que la recesión se prolongase, lo que podría provocar una recaída en la espiral de deuda”.

Con respecto a la deuda de Estados Unidos, “las expectativas de un cambio inminente de la política expansiva se han traducido en un repunte de los tipos de interés de los bonos del gobierno estadounidense. En el actual entorno de mejora macroeconómica, que justificaría que la Reserva Federal empiece a reducir sus compras de activos en el cuarto trimestre de 2013, esperamos un aumento gradual de los tipos en los próximos meses”, afirma Scheurer.

No obstante, el experto explica que “aunque el incremento del tipo de interés del bono estadounidense a diez años, que ya supera el 2,5%, implica que las rentabilidades reales vuelven a ser positivas, el perfil de rentabilidad-riesgo de los bonos gubernamentales continúa sin parecernos atractivo en general, ya que los tipos siguen en niveles muy bajos en términos históricos en la mayoría de los países desarrollados”.

Neutrales en deuda de mercados emergentes

Para los analistas de Allianz GI, “los temores sobre el crecimiento mundial y la incertidumbre con respecto a la política monetaria de China y de EE. UU. han venido lastrando el segmento de mercados emergentes, donde también se observa recogida de beneficios tras las sólidas rentabilidades registradas en los últimos años. No obstante, los bonos de muchos mercados emergentes siguen generando rentabilidades reales positivas, a diferencia de la mayoría de los países desarrollados. Aunque es probable que la volatilidad persista a corto plazo, la clase de activos debería verse respaldada a largo plazo por los aspectos estructurales, ya que la mayoría de los mercados emergentes presentan mejores perspectivas de crecimiento y balances más saneados que los mercados desarrollados”, afirman desde la gestora.

Sobreponderados en deuda corporativa

Para Scheurer, “a pesar de que los temores ante la posible retirada de las medidas expansivas y la reducción de los niveles de liquidez mundial a corto plazo están lastrando la clase de activos, la deuda corporativa sigue disfrutando de unas tasas de impago históricamente bajas (aunque los tipos de interés descuentan tasas de impago muy superiores), de unos robustos balances corporativos y de un entorno económico que se espera que mejore en la segunda mitad del año. Además, las condiciones de refinanciación de la deuda corporativa siguen siendo favorables, gracias a los elevados flujos de caja y al saneamiento de los balances corporativos”, añade.

“Ante la posibilidad de que se produzca una inflación moderada pero positiva en un entorno de débil crecimiento, recomendamos comprar bonos corporativos o de mercados emergentes cuyas valoraciones resulten atractivas y que ofrezcan soluciones flexibles, incluida la posibilidad de duración negativa”, concluye el experto.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído