Las cinco principales ideas de inversión de la nueva Aberdeen Standard Investments en España


La fusión entre Standard Life y Aberdeen ha dado lugar a una de las mayores gestoras independientes a nivel mundial, con un volumen de activos bajo gestión que supera los 650.000 millones de euros. La integración ha sido muy complementaria, lo que ahora permite a la entidad disponer de un patrimonio muy diversificado entre estrategias de renta variable (26%), renta fija (32%), soluciones de inversión (31%), real estate (6%) y private markets (5%). Esto le permite a Ana Guzmán y a su equipo disponer de una gama mucho más amplia de soluciones y productos que ofrecer a sus clientes. En una entrevista con Funds People, le hemos pedido a Guzmán que nos seleccionase cuáles son las cinco estrategias que considera más interesantes de la nueva Aberdeen Standard Investments. Éstos han sido los cinco productos elegidos por la recién nombrada responsable de ventas para el sur de Europa y directora general de la oficina española.

1. SLI Global Absolute Return Strategies Fund (GARS). Hasta ahora ha sido el buque insignia de Standard Life y ahora se ha convertido en el producto estrella de la nueva Aberdeen Standard Investments, siendo la estrategia de gestión alternativa de mayor patrimonio del mundo. Se trata de un fondo de retorno absoluto, macro, multiactivo y multiestrategia. Se gestiona con el objetivo de generar rentabilidades positivas en cualquier entorno de mercado y con un objetivo de rentabilidad anualizada de Cash +5% (antes de comisiones) en periodos de 3 años rolling. Esta cifra representa la rentabilidad que podría esperarse de la renta variable global en el muy largo plazo.

La volatilidad esperada del fondo teniendo en cuenta la rentabilidad objetivo estiman se sitúe entre el 4% y el 8%, lo que supone entre un tercio y la mitad de la volatilidad de la renta variable global, aunque el equipo de gestión espera obtenerla con la mínima volatilidad posible. La volatilidad histórica de la estrategia es del 5,17% desde 2006 (5,3% para la SICAV desde su lanzamiento en 2011). Lo gestores obtienen sus ideas del análisis macro. Puede invertir en un amplio abanico de estrategias en diferentes clases de activos como renta variable (direccional y valor relativo), bonos corporativos, tipos de interés (posiciones en duración y valor relativo), divisas, bienes inmuebles y estrategias de volatilidad entre otras.

2. Aberdeen Global Multi Asset Income y Aberdeen Global Multi Asset Growth. Se trata de dos fondos con un mismo enfoque. La diferencia entre ellos es que el primero está destinado a aquellos inversores que buscan percepción de rentas de manera periódica (mensual) y el segundo para los que buscan obtener la rentabilidad mediante apreciación de capital. El objetivo de ambos productos es Liquidez + 5% , siendo el objetivo de reparto del fondo de income un 4,5% anual (y el resto de apreciación de capital). Además de este objetivo (no garantizado), lo que los gestores tratan de conseguir es capturar 2/3 de la rentabilidad de la renta variable global con una volatilidad 2/3 inferior. Todo esto lo buscan mediante la diversificación y la búsqueda de aquellos activos que creen que ofrecerán un mejor comportamiento a largo plazo.

El rasgo diferenciador estriba en que para el equipo la diversificación ya no es decidir si renta variable o renta fija y en qué porcentaje. A día de hoy cuentan con un abanico de activos en los que invertir que van más allá: dentro de la renta variable se puede mitigar riesgo de la exposición y maximizar el cobro de dividendos en estrategias de risk premia; en renta fija tienen activos como la renta fija india, segundo mercado más líquido y profundo de Asia pero dónde el acceso para inversores extranjeros es muy limitado. Del mismo modo, pueden hacer un proxi a la renta fija invirtiendo en préstamos e, incluso, invertir en alternativos (infraestructuras, capital riesgo, inmobiliario), donde la exposición es del 40%. Todo ello ofreciendo liquidez diaria y en formato UCITS.

3. Aberdeen Global Select Emerging Markets Bond Fund. El objetivo de este fondo es conseguir una combinación de ingresos y crecimiento invirtiendo principalmente en bonos (tanto préstamos que pagan un tipo de interés fijo como variable) emitidos por empresas, gobiernos y otros organismos de países con mercados emergentes. Normalmente son países cuyas economías están en vías de desarrollo. Los bonos pueden tener cualquier calificación crediticia y habitualmente cotizan en las divisas de los países en los que se emitan. Por lo tanto, el valor de su inversión podría verse afectado por los movimientos, al alza o a la baja, en esas divisas. El producto está destinado a inversores que están dispuestos a aceptar un nivel elevado de riesgo.

4. Aberdeen Global Japanese Equity Fund. Mirando hacia adelante, en Aberdeen Standard Investments consideran que el sentimiento de mercado en todo el mundo es probable que suba debido a la aprobación de la reforma fiscal en EE.UU, lo que ayudará a la renta variable a permanecer en una trayectoria alcista durante el año. Si esto ocurriera, el precio de las acciones japonesas también se vería apoyado por el sector exportador, que se está viendo respaldado por la saludable demanda global y la continuada debilidad del yen, así como por el sector doméstico, que debería beneficiarse de una mejora en el consumo doméstico.

Además, a medio plazo, el sólido mandato del primer ministro, Shinzo Abe, tras su victoria en las elecciones anticipadas debería capacitarle para llevar a cabo políticas expansionistas y reformas económicas, lo que también debería venir bien para el mercado de renta variable. Sin embargo, en la gestora consideran que la reciente subida de los mercados de acciones ha hecho que las valoraciones parezcan ajustadas, especialmente ante las diferentes preocupaciones que los inversores han decidido ignorar. Como resultado, aconsejan tomar una postura prudente a través del Aberdeen Global Japanese Equity, fondo cuya cartera está construida cuidadosamente, imbuida de tal capacidad defensiva que ayudaría a superar cualquier reto que se pueda encontrar por el camino.

5. SLI Total Return Credit. Este fondo busca generar rentabilidades atractivas dentro de la renta fija corporativa global con una menor volatilidad y riesgo de pérdidas. Persigue una rentabilidad objetivo del 6-8% anual reduciendo, asimismo, la volatilidad y riesgo de pérdidas. Para esto construyen una cartera de alta convicción con las mejores ideas seleccionadas en el universo de renta fija corporativa global sin restricciones, e implementan estrategias de protección a la cartera de crédito para amortiguar el riesgo y limitar las pérdidas. El fondo invierte exclusivamente en las mejores ideas en bonos corporativos, abarcando ratings desde grado de inversión a high yield. A diferencia de otros fondos flexibles de renta fija, el SLI Total Return Credit no hace asignación de activos táctica con bonos soberanos de países desarrollados.

Se gestiona de forma activa invirtiendo en un amplio abanico de bonos corporativos globales, con un sesgo high yielding, pero no exclusivamente high yield, y ofreciendo una combinación única de selección de emisores de alta convicción. La gran diferencia con otros productos es que para proteger la cartera de posibles drawdowns el proceso de inversión incorpora un overlay de estrategias macro, seleccionadas por el equipo multiactivo con el objetivo específico de proteger la cartera en caso de eventos en el mercado de crédito. La selección del crédito supone el 85%-90% de los activos de la cartera, mientras que el restante 10%-15% lo constituyen las estrategias macro que absorben el riesgo a la baja sin penalizar la rentabilidad del fondo en periodos de rally en los mercados de crédito. La duración se mueve entre los 2 y los 5 años.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído