Tags: Banca privada |

Las cinco emociones por las que atraviesa el inversor durante un desplome del mercado


En la crisis causada por la expansión del COVID-19, la incertidumbre entre los inversores es alta. La confianza en la recuperación se alterna con momentos de miedo, en los que se teme que después de la recuperación de los últimos meses los mercados podrían emprender un movimiento 'W' con nuevas posibles pérdidas. En fases como estas, las ciencias humanas y la psicología pueden ayudar a orientarse y dar un marco a lo que está sucediendo. Yoram Lustig, responsable de soluciones multiactivos EMEA de T. Rowe Price, ofrece un análisis interesante a partir del modelo Kübler-Ross, mejor conocido como Las cinco etapas del duelo, que describe la secuencia de emociones experimentadas cuando un amor termina o cuando pierde a uno de sus seres queridos. Después de la negación, el camino pasa por cada una de las siguientes etapas: ira, negociación, depresión y aceptación. "Un proceso similar, con algunos ajustes, también se puede observar en las crisis de mercado, incluida la actual", dice el experto.

1. La negación

“En retrospectiva, la fase de negación duró bastante tiempo. Ya en el verano de 2019, la curva de tasas de EE. UU. se invirtió, prediciendo una recesión en febrero de 2020 con un 30% de probabilidad basada en el método de la Fed de Nueva York ", defiende Lustig. "A medida que el virus se propagó a China, Occidente continuó creyendo que el coronavirus era poco más que una gripe", dice el experto. "Los inversores habían asimilado la noticia, suponiendo que se trataba de un nuevo SARS, pero nada más", añade en esa línea Paul Doyle, gestor Columbia Threadneedle Investments.

Y así, 2019 cerró con resultados más que satisfactorios para los mercados financieros y el nuevo año comenzó con la alentadora noticia de la ratificación de la Fase 1 de las negociaciones comerciales entre Washington y Beijing. "Los optimistas esperaban que esto impulsara el crecimiento global ... hasta la llegada de Covid-19", recuerda Doyle.

Y ahora, en palabras de Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversiones de Carmignac, el término que mejor resume la imagen de principios de 2020 es la fragilidad: "Es cierto que podríamos haber estado más tiempos sin conmociones violentas. ¿Pero puede haber un choque más violento que el confinamiento de casi la mitad de la población mundial? ”.

2. Ira

“Los mercados bajistas suelen comenzar con una vertiginosa caída en los precios de los activos de riesgo. Aquí el miedo o el pánico serían los términos más apropiados que ira para describir esta segunda fase”, explica Lustig. Cuando los mercados pierden confianza, el sentimiento se deteriora y los inversores deshacen sus posiciones en activos de riesgo a favor de los defensivos, mientras que la liquidez se evapora, empeorando la situación. En esta crisis, la recesión comenzó el 20 de febrero. El índice MSCI All Country World (ACWI) perdió un 33% en poco más de un mes, mientras que los rendimientos de los bonos de calidad tocó mínimos históricos y las divisas refugio apreciaron. “En cualquier caso, la fase de ira también se ha superado”, afirma Lustig.

En esos días tumultuosos a finales de marzo, el equipo de Allianz Global Investors pidió precaución: “Los inversores se han volcado en masa hacia los activos considerados más seguros, incluidos los bonos del gobierno (en particular, el Tesoro estadounidense), divisas (especialmente el dólar estadounidense) y oro”. ¿Será el movimiento ganador? “Se justifica cierta cautela, pero en nuestra opinión los inversores deberían detenerse y pensar sin instintivamente entrar en pánico”, advertían en ese momento.

3. Negociación

Para Lustig, negociar puede tener dos significados en las crisis de mercado. En primer lugar, podemos referirnos a los primeros intentos de hacer frente a la crisis actual. En el caso del coronavirus, los bancos centrales reaccionaron rápidamente al adoptar medidas de estímulo monetario sin precedentes, seguidas de medidas fiscales igualmente extraordinarias por parte de los gobiernos. “Su trabajo ha significado que los mercados, en lugar de valorar irracionalmente desenlaces catastróficos irracionales, han comenzado a tratar de evaluar posibles alternativas”, dice Lustig. Olivier De Berranger, director de inversiones de La Financière de l'Echiquier, opina en similar línea: “Los bancos centrales, sin duda, apoyarán estos planes de recuperación garantizando condiciones generosas para la deuda; contrario a lo que ha sucedido en las grandes crisis anteriores, cuando las autoridades públicas se han tomado su tiempo para reaccionar”.

La otra forma de negociación es la situación que ocurre cuando los activos se han vendido en exceso y alguien comienza a comprarlos a precios reducidos. El 20 de abril, el índice MSCI ACWI se había recuperado un 25% de los mínimos del 23 de marzo, una recuperación tan abrupta como la caída inmediatamente anterior. “Todavía no está claro si los mercados alcanzaron un mínimo el 23 de marzo o si habrá más descensos. La fase de negociación podría haber terminado, o aún podría estar en progreso y tomar una forma de 'W', con manifestaciones y colapsos adicionales”, sostiene Lustig.

4. Depresión

Depresión es un término que tiene una connotación terrible para los mercados financieros. Sin embargo, Lustig ve poco probable que el coronavirus cause una depresión económica. La fase de depresión en los mercados en ese caso se refiere más bien al ajuste de los precios de los activos para reflejar la nueva realidad a medida que el contexto se aclara. “Esta es la fase en la que la expectativa de una recesión abrupta y sin precedentes en el primer semestre de 2020 es visible en los precios, seguida de una recuperación rápida o gradual en el segundo semestre del año, impulsada por medidas de estímulo”, explica.

5. Aceptación

Finalmente, explica el experto de T. Rowe Price, la fase de aceptación corresponde a la recuperación, es decir, el momento en que los mercados cotizan al final de la crisis. "No es necesario que la emergencia realmente haya terminado, pero los indicadores deben sugerir un final inminente. "El shock existente de oferta y demanda causado por el coronavirus y el colapso de los precios del petróleo surge cada vez más claramente de los datos macroeconómicos publicados el mes pasado", explica Stefan Scheurer, director de Global Capital Markets & Thematic Research en Allianz Global Investors. "Sin embargo, los indicadores principales, como el barómetro IFO sobre la confianza empresarial, los índices individuales de los gerentes de compras e incluso la confianza del consumidor, parecen haber tocado fondo", dice Scheurer.

Cuando las tasas de contagio caigan y el final del bloqueo y las restricciones estén a la vista, los mercados aceptarán la nueva realidad y, como sucedió después de cada crisis en la historia, comenzarán a elevarse hacia nuevos máximos ", agrega Lustig. “¿Es posible que los mercados ya estén en la fase de aceptación? Sí, pero es poco probable. Para resolver la crisis económica, primero debe aparecer una resolución de la crisis de salud en el horizonte. Una cosa es segura: la fase de aceptación ciertamente llegará", concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído