Las cinco claves sobre las que se fundamenta el éxito del E.I. Sturdza Strategic Europe Value


El E.I. Sturdza Strategic Europe Value es uno de los fondos de renta variable europea que han conseguido generar unos mejores resultados a lo largo de los últimos años. La estrategia, con calificación Consistentes Funds People, está en manos de E.I. Sturdza, boutique suiza que en España está representada por Capital Strategies. La gestionan Willem Vinke y Steven Bowen, quien acaba de estar de visita en Madrid, para explicar cuáles son las cinco claves que ha permitido a este producto generar desde su creación en agosto de 2010 una rentabilidad anualizada del 14,6%, frente a la del 8% del índice de referencia.

1. Los gestores se centran en encontrar empresas de alta calidad a precios reducidos según el precio objetivo que ellos estimen para cada acción. “Buscamos esencialmente empresas líderes en su sector, con flujos de caja recurrentes, altos márgenes (EBIT/ROCE), crecimiento estructural, bajo consumo de capital, poder de fijación de precios y que dispongan de producto que demande el consumidor. También prestamos especial atención a la calidad del equipo directivo, ya que esto es algo que genera valor. Algunas de las compañías que cumplen estas características son caras. Solo invertimos en aquellas que presenten un descuento con respecto a su valor intrínseco del 40%, según nuestro modelo interno”.

2. La cartera es concentrada. En ella se pueden encontrar entre 25 y 35 valores. Al mismo tiempo, la rotación es baja, ya que de media suelen cambiar una acción al mes. A nivel sectorial, el posicionamiento no ha registrado variaciones significativas. Simplemente resulta interesante mencionar la entrada de algunas utilities en cartera y el mayor peso que han cobrado las empresas indutriales, lo cual ha sido a costa de la reducción de la ponderación de las entidades financieras. Por países, Reino Unido es la principal sobreponderación de la cartera, al concentrar el 33% del total. Le siguen Alemania (16%) y Holanda (11%).

3. Otra de las características de la gestión que realizan Bowen y Vinke es que evitan sectores cíclicos, lo que se traduce en una menor volatilidad (desde su lanzamiento la desviación estándar del fondo ha sido del 10,5% y la del benchmark un 12,4%) y una beta por debajo de uno (actualmente es del 0,83). Pese a este sesgo defensivo, la estrategia ha conseguido capturar el 104% de las subidas del mercado, absorbiendo el 63% de las caídas.

4. Otra de las obsesiones del equipo es buscar de manera recurrente títulos defensivos capaces de generar valor sea cual sea el ciclo económico, principalmente de gran tamaño. Actualmente, el 85% de la cartera está invertida en compañías de gran capitalización, mientras que el 15% restante está en small y mid caps. Descarta aquellas compañías con una capitalización bursátil inferior a los 500 millones de euros.

5. El último rasgo característico de la estrategia es que se basa en un proceso de análisis fundamental de stock picking, sin tomar como referencia los pesos que las compañías tienen en el índice. “Somos agnósticos frente al benchmark”, asegura. SAP (con un peso del 4%), Nestlé (3,9%), Wolters Kluwer (3,9%), Fresenius Medial (3,8%) y Livonava (3,1%) son actualmente las cinco mayores apuestas de un fondo donde las diez primeras posiciones ocupan el 34% de la cartera.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído