"Las carteras estarán mejor posicionadas este año con un enfoque dual", según iShares


El comienzo del año es un buen momento para revisar, junto con su asesor financiero, los objetivos de inversión y su asignación de activos y realizar los cambios que fueran necesarios. Teniendo en cuenta cómo podría evolucionar 2012, Russ Koesterich, responsable global de estrategia de inversión de iShares, la división de fondos cotizados de BlackRock, sugiere un «enfoque de inversión dual» con una cartera orientada a los dos escenarios principales que, a su juicio, podrían producirse este año: la de un “gran parón”, que representaría el 60% de la cartera, y la de la “recaída mundial”, con un 40% del total.   

 

Como punto de partida, Koesterich apuesta por configurar un núcleo de cartera formado por acciones internacionales de empresas de gran capitalización que paguen dividendos para abarcar las dos hipótesis. “Los inversores deberían valorar la inversión en mercados desarrollados más pequeños como Canadá, Australia, Suiza, Singapur o Hong Kong, y elegir mercados emergentes como Latinoamérica”, asegura.  

 

En renta fija, cree que la deuda corporativa, especialmente en el sector de alta calidad crediticia, está infravalorada. “El diferencial entre los bonos del Tesoro y los bonos corporativos estadounidenses es inusual si tenemos en cuenta las medias históricas, las tendencias recientes en términos de calidad crediticia y el contexto económico actual”, asegura este experto.  

 

Para la cartera del caso «recesión económica mundial», Koesterich sugiere una exposición a los bonos del Tesoro estadounidense, incluso a pesar de los riesgos asociados a la deuda del país. También se muestra partidario de tomar posiciones estratégicas relativamente reducidas en el sector del oro, a pesar de su elevada volatilidad.