“Las bondades del fondo de inversión no han calado en el inversor final”


Transparencia, diversificación, fiscalidad… muchas son las ventajas del fondo de inversión pero pese a que el sector de la gestión colectiva lleva implantado en España más de 20, los inversores todavía no conocen suficientemente el producto. Esta es una de las conclusiones de la mesa redonda “El producto fondo de inversión ante los ojos del inversor”, celebrada en el marco del Funds Experts Forum, organizado por iiR y organizado por iiR y patrocinado por Accenture, Bank of America Merrill Lynch, Fidelity Worldwide Investment y Pictet. Y es que, tal como ha resumido Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio, “las bondades del fondo de inversión no han calado todavía en el inversor final”.


En general, los profesionales del asesoramiento coinciden en señalar la falta de formación financiera de los inversores españoles, algo que perjudica considerablemente su trabajo y, en consecuencia, los resultados obtenidos por los clientes.


Ana Hernández, socia directora de Wealth Solutions, considera que los fondos de inversión están pasando una mala época y prevé que “la van a pasar peor” por la alta bancarización que hace que se coloquen producto de dentro del balance. “Los fondos son instrumentos básicos para el asesoramiento patrimonial por la diversificación y la posibilidad de construir carteras más baratas”, dice. “Recuperar la confianza del inversor no es tarea fácil y pasa por la formación a clientes, que se planteen cuál es su objetivo en la inversión. Hay una gran falta de conocimiento; hay que explicar bien los fundamentos de la gestión patrimonial y eso es una tarea que lleva tiempo y esfuerzo y ahí radica la diferencia entre asesoramiento y venta”.


Ana Fernández, directora ejecutiva de AFS Finance Advisors-EAFI, coincide con Hernández y asegura que hay que invertir tiempo en que el cliente entienda en qué está invirtiendo.


Romero coincide en que hay muchos clientes que no entiende sus inversiones pero apunta que también hay muchos asesores que tampoco entiende. “Hay que formar, llegar al inversor final, y hay que sacar productos distintos, que se entiendan y el cliente vea como algo más próximo, como pueden ser los de distribución de cupón, que se asemejan más a las acciones que pagan dividendos, un producto con el que el inversor sí está más familiarizado”, explica.


Respecto a cómo sería el “cliente ideal”, Herández lo ve como “el que ve la necesidad de construir su patrimonio de manera eficiente para conseguir sus objetivos”. Romero apunta que es el que tiene dinero, a ser posible, hecho con sus propios negocios, ya que ese es el que mejor entiende los riesgos y tiene una visión más a largo plazo. Para Javier Kessler, presidente de ASEAFI, es el que sea responsable de su salud financiera.


Ana Fernández, por el contrario, define al cliente más difícil: el que le dice al asesor “lo que tú digas” ya que en épocas de malas rentabilidades, no entenderá qué pasa en su cartera.

 

Durante la jornada de iiR, en la que participaron numerosos profesionales del sector de la gestión y el asesoramiento, la tónica general fue de cierto optimismo de cara al futuro, no sin preocupación por la situación actual que atraviesan los mercados y el sector, pero con algo de autocrítica y muchas ideas de trabajo. Funds People irá publicando nuevos artículos sobre la jornada en los próximos días.
 

Profesionales
Empresas

Lo más leído