“Las biotecnológicas no se verán especialmente afectadas por la crisis del crédito”


La quiebra de algunas empresas biotecnológicas en las últimas semanas ha disparado las alarmas. Algunos analistas afirman que la financiación del sector ha caído a su nivel más bajo en una década. En octubre, al menos cinco biotecnológicas se declararon en bancarrota. Según Irene Beatrice Püttner, la nueva gestora del fondo Clariden Leu Biotechnology Equity Fund, la situación no es preocupante.

“Para las biotecnológicas, la crisis del crédito no debe tener un gran impacto directo. Las compañías del sector obtienen la financiación de los mercados de capitales y de las grandes farmacéuticas, no de los bancos”, afirmó Püttner en una entrevista con Funds People.



“Si las biotecnológicas tienen un producto innovador y atractivo, encontrarán dinero a través de alianzas o serán adquiridas. No estoy preocupada a menos que la crisis dure cuatro o cinco años. Hay muchas compañías en el sector con suficiente liquidez como para resistir y sobrevivir bien a la crisis”, añadió.



La gestora del fondo de Clariden Leu cree que las empresas más pequeñas son las que pueden tener mayores problemas. “Habrá una consolidación en un mercado fragmentado. No nos sorprendería ver la quiebra de algunas compañías muy pequeñas”, dijo.



Püttner recalcó que muchas empresas del sector mantienen las previsiones de crecimiento de beneficios. La gestora pone el énfasis en el análisis de los productos. “Lo esencial es el producto. Me concentro en el potencial de crecimiento de los beneficios de una compañía y en los productos que tiene”, comentó.



La gestora explicó que el sector sufrió fuertes caídas en los dos últimos meses por las ventas forzadas y por la victoria de Barak Obama en Estados Unidos. “La gente está asustada con la posibilidad de que se apruebe una nueva regulación para los biogenéricos, pero todavía es muy pronto para saber cuál puede ser su impacto o cómo puede quedar la legislación”, destacó.



Los argumentos a favor de la inversión en biotecnología se mantienen intactos a pesar de la crisis, según Püttner. “No hay que subestimar el tiempo que necesita una compañía de biotecnología para ser rentable y para crear valor con sus productos. Hay gente que pensó que este sector era como el tecnológico, en el que se pueden obtener resultados con rapidez”, afirmó.



Más del 90% de la cartera del fondo biotecnológico de Clariden Leu está invertida en compañías de Estados Unidos. “Las empresas estadounidenses aglutinan el 75% de las ventas globales del sector de biotecnología. La industria allí es más avanzada, tiene más historia y un rango muy amplio para la innovación”, aseguró.



En el mundo hay unas 800 biotecnológicas cotizadas, casi la mitad de ellas en Estados Unidos. Püttner invierte también en algunas empresas de la Unión Europea y Suiza. “No me fijo mucho en empresas asiáticas porque me resulta más difícil encontrar información sobre ellas y poder reunirme con sus directivos”, dijo.