Las bancas privadas abordan dos aspectos clave de MiFID II: retrocesiones e independencia


A principios de este verano, tuvo lugar el tercer desayuno organizado por Think Tank BNY Mellon en Madrid, en el que participaron cuatro representantes de varias entidades de banca privada. En esta mesa redonda, se debatieron diferentes aspectos del negocio en España, como son la futura prohibición de las retrocesiones en el asesoramiento independiente con MiFID II, la idoneidad de la gestión discrecional en función del tipo de cliente o las oportunidades laborales que surgen ahora para los banqueros privados tras la reestructuración financiera, temas incluidos en el folleto repartido junto a la revista 67.

También hubo tiempo para tratar otros asuntos, entre ellos, las implicaciones de MiFID en la banca privada, concretamente, de si finalmente la normativa obligará o no a las entidades a posicionarse como dependientes o independientes y, por otro lado, de la prohibición del cobro por retrocesiones.

Alfonso Gil, director general de N+1 SYZ, comenta como en su grupo, “el 60% de los ingresos proviene ya de los clientes y, el otro 40%, de las retrocesiones”. Por tanto considera que, con muchos de sus clientes, en donde su único ingreso proviene de ellos, la experiencia es positiva ya que, al final, “el cliente se acostumbra a pagar si las cuentas son claras”.

“Si somos transparentes en las comisiones, aunque haya producto propio de por medio entre los recomendados, será en beneficio del cliente; si no, no se justificará”, añade Gil.

Desde el punto de vista de Hugo Aramburu, director general de Banca Patrimonial en Banca March, piensa que “el modelo de retrocesiones está acabado y que tenemos la necesidad de educar al cliente”. Para él, el principal problema de MiFID II es el exceso de regulación y los costes, que ahogarán ciertos proyectos independientes de pequeño y mediano tamaño.

Una opinión que comparte Antxón Elósegui, director general de Crèdit Agricole Private Banking. “MiFID II tiene todo el sentido para nosotros, porque alinea los intereses del clientes con los del banco. Pero no menos cierto es que beneficia, sobre todo, a los grandes, algo que puede desembocar en nuevos proyectos de concentración”. En este sentido, critica que “es una pena que no haya un debate entre nosotros y el regulador”. Adicionalmente, Elósegui indica que “si con MiFID II se llega en 2015 a un escenario de pseudobanca privada en las grandes redes, el escenario será el mismo que en 2007”.

¿Asesoramiento independiente o dependiente?

Respecto a si finalmente la normativa europea va a obligar a posicionarse o no, Gil señala que “lamentablemente”, no lo tiene claro que vaya obligar ponerse de un lado u otro. 

De lo que no hay duda, como apunta Carolina Martínez-Caro, directora general de Julius Baer para el mercado de Iberia, es que “MiFID II va a llegar para todos”. Por tanto, cree que “si todos entramos al mismo tiempo será mejor porque el ahorro no se desplazará de unos a otros”.

Think Tank BNY Mellon

Producido por Funds People en asociación con BNY Mellon Investment Management, Think Tank BNY Mellon es una iniciativa pensada para profesionales del sector, durante la cual se tratarán temas de interés en el marco del desarrollo del negocio. Puede participar e incluir sus comentarios en el grupo de Funds People en Linkedin.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído