Las apuestas de UBS Wealth Management para el 2015


En pocas palabras, los expertos de UBS Wealth Management indican que los inversionistas deberán enfrentarse en 2015 a un mundo divergente, con un crecimiento desigual del PIB, políticas económicas discrepantes y perspectivas diversas para los distintos activos financieros. La diversificación es clave, y las inversiones alternativas están entre los instrumentos que lo permiten, indican en su informe de previsiones para el próximo año.

Enfocándonos en los mercados de form individual, el sólido crecimiento de Estados Unidos, con una política monetaria expansiva en términos históricos, será favorable para Wall Street en 2015. De esta forma, los expertos de UBS Wealth Management optan por la renta variable estadounidense en vez de por la global. Con la expansión económica en el país, esperan una mejora de la inversión en la industria manufacturera, la tecnología, el sector inmobiliario y la infraestructura energética. Aún así, hacen una advertencia: los mercados ya no están baratos, por lo que las ganancias serán más moderadas y habrá una dispersión mucho mayor de las rentabilidades en 2015.

En cuanto a Europa, su posicionamiento en cuanto a la renta variable es neutral, aunque consideran que el próximo año será positivo para el sector financiero de la zona euro. Después de todo, el coste de la financiación ha disminuido y la finalización de la revisión de la calidad de los activos (AQR) dará un impulso a la confianza de los bancos para incrementar el crédito. Aún así los litigios se mantienen como el principal riesgo para el sector.

Por otra parte, están infraponderados en renta variable de los mercados emergentes, debido a las bruscas caídas de las materias primas y la fortaleza del dólar. Entre sus preferencias en la zona se encuentran las empresas que pueden enfrentarse a los protagonistas establecidos de los mercados desarrollados, gracias a sus atractivos modelos de negocio, productos y ventajas de costes.

Renta fija y variable, ¿por cuál optar?

UBS Wealth Management recomienda infraponderar el conjunto de la renta fija. Está sobreponderado en crédito, sobre todo en crédito de alta rentabilidad en Estados Unidos y en crédito global con grado de inversión. Infraponderan la deuda corporativa de mercados emergentes al considerar que los diferenciales están ajustados con respecto a los fundamentales.

"Aunque las fluctuaciones a corto plazo de los precios suscitan una gran preocupación, seguimos recomendando alejarse de los bonos con calificación alta y diversificar. De hecho, la diversificación puede ofrecer mayores rentabilidades para un nivel dado de riesgo y volatilidad", explica Mark Haefele, Gloabl Chief Investment Officer de UBS Wealth Management. Entre las posibles opciones de diversificación que comenta se encuentran las inversiones alternativas, como hedge funds o private equity, "donde los inversores pueden captar una parte mayor de las primas de iliquidez".

Con respecto a los hedge funds, los analistas de la entidad indican que "una mayor asignación a estos instrumentos debería redundar en un incremento de la rentabilidad ajustada por el riesgo de la cartera". De hecho, apuntan que una cartera de hedge funds bien diversificada ofrece un potencial de rentabilidad cercano al 5% con correlaciones bajas con otros activos.

Divisas y materias primas

Debido a que Estados Unidos y Reino Unido iniciarán la normalización de sus políticas monetarias, esto supondrá un respaldo para al dólar y la libra. El euro, por su parte, se debilitará porque el BCE tendrá que relajar su política monetaria para tratar de impulsar la inflación y el crecimiento. En el mercado de materias primas, los analistas de la entidad prefieren la energía y los cereales, mantiene una postura neutral en metales básicos y son cautos en metales preciosos.

Empresas