Las acciones de las compañías con mujeres en la dirección tienen mejores ratios financieros


La evolución de las acciones de las grandes compañías con al menos una mujer en la dirección ha superado en los últimos seis años en un 26% a las de sus competidores con gestión totalmente masculina, según un estudio de Credit Suisse Research Institute. Y no sólo se han revalorizan más. También han mostrado un mayor retorno sobre el capital, menor nivel de endeudamiento y mayores valoraciones.

Según el análisis realizado a 2.400 empresas, denominado “Gender Diversity and Corporate Performance”, las grandes diferencias empezaron a notarse en 2008 con el inicio de la crisis. Hasta entonces, con crecimiento económico robusto en las principales potencias mundiales, estas compañías se comportaron de forma similar.

Stefano Natella, codirector de Análisis de Valores de Credit Suisse, asegura que este “estudio en profundidad ofrece a los inversores la evidencia de que la diversidad de género es un valor adicional a tener en cuenta a la hora de hacer una inversión. El resultado de nuestro análisis es irrefutable y, por primera vez, ofrece una visión global de este tema con una explicación de por qué la diversidad de género añade valor”.

Entre los datos que resultan del estudio destacan que el retorno (ROE) de las compañías con mujeres en su dirección ha sido del 16% en estos años, cifra que baja al 12% en las que tienen una gestión totalmente masculina. La deuda financiera neta sobre el capital es del 48% en el primer caso, y sube al 50% en el segundo.

También se ve la diferencia en los múltiplos del valor en libros, que en las que tienen mujeres asciende a 2,4 veces, mientras que sin ellas queda en 1,8 veces. Y, por último, la facturación neta ha crecido un 14% anual con ellas y apenas un 10% sin ellas.

Razones

El análisis identifica siete razones para este mejor comportamiento de las compañías con representación femenina, aunque sea mínima. La primera es que el hecho de que una empresa busque mujeres para su dirección ya demuestra que lo está haciendo bien. La segunda es que cuando hay mayor diversidad se consigue un mejor resultado.

La tercera es que se reparten mejor las tareas de liderazgo cuando hay una mujer en la dirección dado que ellas son mejores en la formación y entrenamiento de los empleados. La cuarta se refiere a que cuando se abre la posibilidad al fichaje de mujeres se accede a un universo de talento mucho más amplio. Credit Suisse cita en este caso datos de Unesco que muestran que del total de graduados en el mundo en 2010, un 54% eran mujeres

La quinta razón es que las mujeres, que habitualmente son responsables de las decisiones de consumo de sus hogares, entienden mejor las preferencias de los consumidores. La sexta es que con la presencia de mujeres se mejora el gobierno corporativo. Y la última tiene que ver con la aversión al riesgo, ya que las compañías con mujeres tienen más probabilidad de tener un menor nivel de endeudamiento, un indicador que ha sido definitivo en la valoración de las acciones en los últimos años. 

Lo más leído