Las 16 normas que debe seguir todo inversor value


Si pudieran viajar al pasado y reencontrarse con su yo más joven, ¿qué consejos le darían? Nick Kirrage lleva una década gestionando con Kevin Murphy carteras de renta variable con sesgo value en Schroders, y ha dedicado tiempo a pensar qué consejos se daría a sí mismo en caso de cumplirse esta hipótesis fantástica. Estos consejos giran, por supuesto, en torno a las claves para invertir con éxito en valores que cotizan con descuento, y que el gestor resume en un solo principio: “Hay abundancia de explicaciones técnicas sobre este concepto, pero su espíritu es simple. Es sencillamente la exploración de las emociones del inversor”.

“El inversor value espera pacientemente, observando cómo los inversores irracionales venden en medio de las correcciones y compran en momentos de euforia”, detalla Kirrage. Éste recuerda que, con frecuencia, las emociones suelen estar motivadas por alguna moda pasajera, algún evento o alguna tendencia, como fue el caso de la burbuja puntocom o el mal comportamiento de los bancos al principio de la crisis financiera de 2008. Para el experto, el inversor debe desarrollar la habilidad que le permita “calcular cuándo la emoción ha usurpado la toma de decisiones de inversión sensatas”.

A continuación, el representante de Schroders detalla las claves que le han ayudado a desarrollar su carrera con el paso del tiempo.

#1: “No continúe manteniendo valores en cartera que no compraría hoy si no los tuviera”. Este consejo tiene que ver con la necesidad de revisar constantemente las tesis de inversión de todos los valores en los que se invierte y confirmar que siguen sosteniéndose.

#2: “No venda sólo porque cae el precio”. El gestor se refiere a que “la mejor solución para la rentabilidad baja suele ser con frecuencia no hacer nada”, es decir, “esperar o incluso comprar más”.

#3: “No tenga vergüenza de tener efectivo en cartera”. Frente a los inversores que piensan que es necesario estar siempre invertido, Kirrage recuerda que tener algo de efectivo disponible es fundamental para ir de compras cuando aparezcan las oportunidades. “El efectivo permite a los inversores value comprar en momentos de miedo”.

#4: “No compre sueños”. Es decir, que desconfíe de las empresas “que están fiando todas sus esperanzas al siguiente modelo, invento o medicamento”.

#5: “No compre compañías que sólo tienen un producto”. El gestor comenta que el consejo habitual sobre la diversificación de la cartera también puede aplicarse a las fuentes de ingresos de cada compañía.

#6: “No compre valores que no quiera tener dentro de 12 meses”. El horizonte de inversión largoplacista es una de las claves de la inversión value, e importante a ojos del experto para evitar las trampas de valor.

#7: “No compre valores que no compraría si cayeran un 20% sin motivo”. Esta norma es otra prueba que plantea Kirrage a los inversores para que se aseguren de que su análisis de la compañía es correcto. “Tenga fe en sus decisiones, y el estómago para seguir comprando”, añade para los gestores que sí estén convencidos de sus tesis.

#8: “Respalde compañías muy endeudadas solo si ya está en precio su estrés financiero”. Este consejo hace referencia al margen de seguridad: “Esta estrategia de alto riesgo puede rendir rentabilidad para el inversor value valiente. Pero es un camino difícil de recorrer”.

#9: “No persiga a los valores”. El representante de Schroders se refiere a que “es major no obtener nada de un valor que conseguir demasiado al precio equivocado”.

#10: “Piense en el largo plazo y olvídese del índice”. El gestor hace referencia a la tendencia natural de los inversores a comparar sus apuestas con el comportamiento de los índices en el corto plazo.

#11: “No deje que la rentabilidad pasada afecte a sus decisiones futuras de inversión”. La recomendación del gestor para evitar una vez más que sean las emociones las que dominen el proceso es la siguiente: “Pregúntese a sí mismo si haría la misma operación si sus inversiones estuvieran un 10% por encima o por debajo del índice. Si la respuesta es no, ¿por qué lo está haciendo?”.

#12: “No puede predecir la volatilidad”. Que la volatilidad se mantuviera baja en el pasado no significa que vaya a repetirse la misma situación en el futuro. “Para un inversor paciente y de largo plazo, la volatilidad es con frecuencia una aventura, no una amenaza”, sentencia Kirrage.   

#13: “No compre y venda demasiado”. El gestor afirma que “los inversores de largo plazo no necesitan estar haciendo operaciones constantemente. La única incertidumbre de una alta rotación de activos son las altas comisiones”.

#14: “Revise la rentabilidad/riesgo”. El experto se refiere a que “el peligro de perder dinero debería dictar cuánto compra, pero no la visión sobre cuánto dinero se pueda hacer”.

#15: “Céntrese en su debilidad”. Para el representante de Schroders, “invertir bien va sobre identificar en qué eres malo, no sólo en lo que eres bueno”. “A la gente le encanta centrarse en sus fortalezas, pero tratar de limitar el impacto de su debilidad es igual de importante para los gestores. La gente que cree que no tiene debilidades está condenada al fracaso”, concluye.

#16: “Mantenga la sencillez”. El último consejo es el más corto: “Evite cualquier estrategia de inversión que no puedas explicar a un niño de 12 años”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído