Tags: Negocio |

Las 10 reglas de oro de Seilern: Industria en crecimiento estructural (2/10)


TRIBUNA de Fernando León, Portfolio manager. Comentario patrocinado por Seilern.

En Seilern, tenemos un credo. A largo plazo, los beneficios de las compañías impulsan el precio de
sus acciones. En tanto en cuanto uno encuentre una compañía que sea capaz de hacer crecer sus
beneficios de manera sostenible en el tiempo, el precio de la acción de dicha compañía deberá
crecer de manera similar. Lo que hacemos es simple, intentamos encontrar una de estas compañías,
invertimos en ella y dejamos que la compañía y el tiempo hagan el trabajo por nosotros. Es simple,
sin embargo, hay una segunda derivada en todo ello. Si profundizamos y vamos un poco más allá,
buscamos que las compañías presenten una serie de características. Estas características, irán
principalmente dirigidas o bien a reducir la probabilidad de que dicha compañía pueda llevarnos a
incurrir en una perdida permanente de capital, o bien dirigidas a incrementar la probabilidad de que
la compañía sea efectivamente capaz de generar ese crecimiento de beneficios con el paso del
tiempo. A esta serie de atributos es a lo que llamamos ‘Las 10 Reglas de Oro de Seilern’. Una de
estas características es ‘Industria en crecimiento estructural’.

Definimos industria en crecimiento estructural como aquella industria que crece a una tasa superior
a la del PIB y que además crece con independencia del ciclo económico. A menudo, el crecimiento
en estas industrias viene impulsado por uno o varios motores de crecimiento estructurales tales
como la transición de pagos en efectivo a pago electrónico, la escasez de agua o el envejecimiento
de la población.

Tomemos el ejemplo de Dassaul Systèmes, líder mundial en software para gestión del ciclo de vida
de productos (PLM por sus siglas en inglés). Un PLM es esencialmente un sistema formado por la
suma de los diferentes programas y procesos que se usan desde la generación de una idea, su diseño y fabricación hasta la posterior promoción y venta del producto (Diseño 3D- CAD, simulación,
Sistemas de gestión de información etc.). Este conjunto de programas lo que hace es impulsar
eficiencias a través de una organización usando la información recopilada en cada uno de sus
módulos con el objetivo de reducir el tiempo, la energía y los materiales empleados en un proceso
de producción.

Dassault opera en una industria que crece de manera estructural, impulsada por la digitalización de
diferentes organizaciones y procesos productivos. Conforme estas organizaciones han ido
haciéndose más complejas estos sistemas se han convertido en un elemento indispensable para
competir de manera efectiva en muchas industrias. Tal y como cabe imaginar, ser capaz de generar
productos de manera más barata y eficiente que tus competidores, constituye una fuerte ventaja
competitiva. Una vez que una industria empieza a adoptar estos sistemas, las compañías que operan en ella no tienen más remedio que adoptarlas si quieren permanecer competitivas. Es por tanto que con independencia de si el ciclo económico está creciendo o decreciendo, la adopción estructural de estos programas y sistemas amortiguará cualquier desaceleración. En última instancia, esto resulta en un entorno más benevolente para que Dassault pueda hacer crecer sus ventas un año tras otro.

Tomar un escenario opuesto nos ayudará a entender la importancia que tiene que una industria
crezca de manera estructural. Para ello, podemos coger industrias que están en declive, como por
ejemplo las imprentas, videoclubs o la industria del carbón entre otras. Si una industria no crece, la
única manera que una compañía tendrá de hacer crecer sus ventas es ganando cota de mercado.
Aunque esta sea una estrategia justa y respetable a seguir por cualquier negocio, por definición, esta
manera de crecer no es sostenible en el tiempo. Tal y como decimos internamente, no tiene ningún
sentido tener el mejor cuarto en una casa que está destinada a ser demolida.

Como en casi todo, no solo hay blanco y negro y estamos de acuerdo en que las industrias cíclicas a
menudo están en la cuerda floja. Pero las compañías que operan en estas industrias dependen de los flujos del ciclo económico, lo que hace que los beneficios de las compañías que operan en ellas sean más volátiles y difíciles de proyectar. Estas industrias solo presentan un crecimiento superior y
estructural cuando el ciclo económico se encuentra en expansión, de tal manera que no satisfacen el elemento de consistencia que requerimos.

No es por tanto difícil llegar a la conclusión de que será más fácil nadar a favor de la corriente que en contra de ella y que una compañía tendrá muchas más probabilidades de crecer de manera
sostenible si la industria en la que opera crece de manera estructural y crece a una tasa superior a la
de la economía. Sin embargo, el hecho de que una compañía tenga un modelo de negocio escalable
y opere en una industria que esté creciendo de manera estructural no es garante de éxito. Ya que
una compañía mediocre que opere en una industria creciente puede ser desbancada a través de un
efecto plataforma en el que el ganador se haga con gran parte o la totalidad del mercado. El
crecimiento de la industria en la que opera es un elemento esencial para el crecimiento sostenido de
un negocio, pero no suficiente por sí mismo. El éxito de nuestro estilo de inversión está basado en
Las 10 Reglas de Oro trabajando en sintonía y por tanto deberemos poner el mismo énfasis en la
siguiente Regla, ‘Liderazgo en su industria’.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído