“La volatilidad del mercado de deuda corporativa es una ventaja para la gestión activa”


“La situación en la eurozona sigue siendo frágil y prevemos que continúe la presión sobre la calificación del crédito, tanto para la deuda pública como para la corporativa de los países más endeudados. A medida que el crecimiento económico se ralentice en todo el mundo, la selección de la deuda corporativa volverá a ser crucial para el mantenimiento de una sólida rentabilidad tanto absoluta como relativa”. En este sentido, “la volatilidad del mercado europeo de deuda corporativa supone una ventaja para la gestión activa”, aseguran desde Henderson Global Investors.

Así al menos lo creen Chris Bullock y Stephen Thariyan, gestores del Henderson Horizon Euro Corporate Bond, fondo de inversión que desde su lanzamiento en diciembre de 2009 ha logrado cosechar una rentabilidad del 22,2%, diez puntos por encima del comportamiento registrado por el iBoxx Europe Corporate en este periodo. En lo que va de año, este producto, que acaba de superar los 500 millones de euros en activos bajo gestión, también logra batir al mercado con unas ganancias del 7,1%, frente a la subida del 5,8% registrada desde enero por el índice de referencia.

¿El secreto? “Tener la flexibilidad para utilizar diferentes estrategias de inversión y así aumentar los beneficios de una selección de valores permanentemente sólida. La clave en estos mercados es ser hábil y activo, así como mantener un enfoque fundamental”. En este aspecto, los gestores del fondo consideran que este producto “cuenta con un tamaño que no nos impide renunciar a nuestras convicciones, por lo que evidentemente estamos encantados con la rentabilidad y el apoyo constante que nos han brindado los inversores”, asegura Stephen Thariyan, responsable de Deuda Corporativa.

Para Chris Bullock (en la imagen), las rebajas de los tipos de interés por parte de los bancos centrales, unido a las rentabilidades que arrojan actualmente los bonos gubernamentales, han forzado a muchos inversores, desde ahorradores hasta compañías de seguros y planes de pensiones, a buscar mayores rentabilidades en el mercado de crédito, desde los bonos con grado de inversión hasta el high yield. En este punto, el gestor considera que las oportunidades van en función del riesgo que en realidad el inversor esté dispuesto a asumir.

“Un fondo con una cartera diversificada en bonos con grado de inversión puede ofrecer actualmente una rentabilidad de entre el 3-4%. Para los que muestren una mayor tolerancia al riesgo, el high yield europeo podría rentar aproximadamente un 8,5%, si bien en este caso el riesgo es mayor, por lo que una cuidadosa selección de activos y una cartera bien diversificada juegan un papel esencial”, indica el experto. “Sin embargo, los inversores deben tener cuidado en no caer en la complacencia, ya que a pesar del reciente optimismo registrado tras la cumbre de la UE, este avance es más una cuestión de titulares que de un progreso tangible real”.

Profesionales

Noticias relacionadas