La visión italiana de la crisis institucional que ha estallado en el país


La victoria del no en el referéndum sobre la reforma constitucional ha derivado en una crisis política e institucional en Italia cuyo clímax ha sido la dimisión del primer ministro, Matteo Renzi. Tras conocer la opinión de las gestoras internacionales sobre los efectos que tendrá el resultado del referéndum, Funds People ha recopilado las reacciones de las entidades italianas, con el objetivo de saber cuál es su visión sobre lo ocurrido. Según Alberto Foà, presidente de AcomeA SGR, el triunfo del “no” en el referéndum no es una buena noticia. “Ahora será más difícil averiguar lo que sucederá en el plano político. El miedo en los mercados y la incertidumbre aumenta. Para el “sí” había un camino trazado. En este caso se abren diferentes posibilidades y no sé lo que sucederá”, afirma en una entrevista telefónica con Funds People.

Cuando habla de intranquilidad en los mercados, Foà se refiere al efecto que pueda tener sobre el sector financiero. “La incertidumbre en los mercados, tanto a los mercados de acciones como de deuda, afectará principalmente a los bancos, donde existen dudas sobre la viabilidad de las recapitalizaciones no solo de Monte dei Paschi di Siena (MPS), sino también de Unicredit. “El aumento en el capital de MPS es muy importante para los mercados. Si hay una moción de censura, esto podría extenderse a todo el sector bancario, y en particular a Unicredit”, augura. El presidente de AcomeA SGR reconoce que el atractivo del mercado italiano se ha reducido. “Hay una actitud más cautelosa por parte de los inversores internacionales, aunque no hemos visto grandes ventas porque ya mantenían una posición de prudencia. Definitivamente, hoy tendrán menos ganas de comprar”.

Para Luca Noto, gestor de renta fija en Ánima SGR, el resultado de la consulta es a la vez una confirmación y una sorpresa. Se esperaba que el no ganase, aunque no se imaginaban un resultado tan abultado. Sin embargo, el experto subraya la ausencia de reacciones emocionales por parte de los inversores, visto que todos ya habían reducido sus posiciones. “La pregunta sigue siendo cómo interpretar el resultado de las urnas, tanto política como económicamente, algo que sólo se podrá saber en los próximos días”, señala. Luigi Dompé, gestor en Anima, predice que “los servicios públicos y las entidades financieras serán las más desfavorecidas, mientras que otros valores se mantendrán inmunes, como el industrial, la energía y el lujo”. Tanto Noto como Dompé lanzan un mensaje de calma ante las previsiones políticas y económicas de las que se está hablando tras el resultado del referéndum, muchas de las cuales considera improbables.

“Ahora las prioridades serán la ley electoral, el presupuesto y la liquidación final de los problemas del sector bancario italiano”, señala Noto. Según Dompé, está claro que el resultado de la consulta complica la recapitalización de los bancos. “De solucionarse el problema, ello conduciría a una reducción en la percepción del riesgo en el mercado en su conjunto. Es importante recuperar el interés de los inversores extranjeros en la Bolsa de Milán”, indica. Según Carlo Messina, consejero delegado de Intesa Sanpaolo, "hay que analizar el impacto de los resultados de la consulta en la economía real. El gobierno italiano debe acelerar el proceso de reformas. Está claro que tiene que seguir haciéndolo, siendo también una país con una deuda pública tan significativa. En Europa, estamos en un nivel adecuado de regulación bancaria. En mi opinión, el BCE ha hecho un buen trabajo en este sentido, y reducir la regulación podría ser peligroso en este momento".

La situación del sector financiero es algo que preocupa a Pierluca Beltramelli, responsable en Aletti Gestielle. “Italia se estaba preparando para la reestructuración del sector bancario a través de aumentos de capital, lo cual ahora podría desarrollarse a un ritmo más lento. Con la victoria del “no” la principal preocupación es que se interrumpa el proceso de reformas estructurales, que son fundamentales para un país con un alto nivel de deuda”, asegura a Funds People. Sin embargo, el experto se muestra confiado sobre las expectativas de crecimiento del país. “Desde nuestro punto de vista, que no construimos carteras basadas en el resultado de la consulta, sino mediante el análisis de los datos fundamentales tanto macro como micro, las valoraciones actuales ya descuentan un escenario negativo. El proceso de reestructuración de los bancos puede verse ralentizado, pero se completará y los bancos reestructurados apoyarán la recuperación económica a través de un aumento de los préstamos a la economía real”, concluye.

En una línea muy similar se pronuncian desde Pioneer Investments, quienes predicen que la renuncia de Renzi puede detener los esfuerzos realizados en los últimos años para estimular la economía italiana. “Probablemente vamos a ver un poco más de presión sobre el sector bancario italiano. Si se forma un Gobierno rápidamente, estos riesgos podrían verse contenidos y podríamos asistir a una continuación del proceso de reestructuración con algún tipo de gobierno de coalición. Creemos que un escenario que vuelva a poner encima de la mesa el debate sobre la ruptura del euro es poco probable debido a que las partes tienen fuertes incentivos para formar una coalición y completar la ley electoral antes de la celebración de las próximas elecciones, a pesar de que el Tribunal Constitucional es probable que requiera cambios para hacer que el sistema sea proporcional”, señalan desde la entidad.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído