La visión alemana del mercado de renta fija de la eurozona: “En la periferia hay valor”


El atractivo del mercado de bonos de la eurozona sigue vigente. “Aunque la percepción que el inversor tiene de la región es muy negativa, las Operaciones Monetarias Directas (OMT) puestas en marcha por el BCE han resultado ser una iniciativa creíble que ha reducido considerablemente el principal temor que hasta entonces pesaba sobre el ánimo: el riesgo de default”. Así lo cree Oliver Eichmann, responsable de Renta Fija Euro en DWS Investments, quien considera que la intervención de Mario Draghi marca un antes y un después en la crisis de deuda soberana, lo cual “será muy bueno para la renta fija de la eurozona”.

Esto no significa, sin embargo, que los sustos a los que nos tiene acostumbrados el mercado vayan a desaparecer de la noche a la mañana. “No esperamos que la volatilidad se reduzca a corto plazo de manera drástica, ya que todavía existen algunos interrogantes que deben se despejados”, afirma. En este sentido, el mayor riesgo que vislumbra en el horizonte más cercano es el hecho de que la calificación crediticia del Reino de España sea rebajada a bono basura, un temor que por ahora se ha enfriado después de que la semana pasada la agencia Moody’s mantuviese la nota de su deuda pública por encima de este nivel.

De visita en España por el ‘Fixed Income Day’ que celebró la entidad, Eichmann ha podido comprobar sobre el terreno las oportunidades que ofrece su mercado. “Cuando el Gobierno solicite formalmente el rescate a sus socios, el riesgo de default caerá aún más, lo cuál debería derivar en una significativa reducción de la volatilidad en los próximos 6-12 meses”, indica. Para aprovechar estas oportunidades, no hace falta esperar. En el caso español, el experto considera que las principales están en deuda pública de corta duración (bonos a uno y dos años) y en las cédulas hipotecarias, una clase de activo que no ha sufrido ningún default en sus más de 200 años de historia.

Existe valor en la periferia europea

Aunque afirma ver cierto atractivo en España, el responsable de renta fija de DWS Investments reconoce preferir en estos momentos el mercado italiano dado que el riesgo que existe a una rebaja de la calificación crediticia de su deuda soberana es menor. “En nuestra opinión, los periféricos son mercados en los que se puede crear valor”, afirma. También existen oportunidades en países del núcleo de Europa, como Alemania, “si bien en este caso éstas son más limitadas”. Cabe recordar que la deuda pública germana a corto plazo ofrece actualmente rentabilidades negativas.

Según explica, existe una gran demanda por bonos triple A. “Al inversor le preocupa mucho la calidad de los activos a los que se expone, si bien se olvida de que el concepto ‘libre de riesgo’ ya no existe”. Esta búsqueda por la seguridad les ha llevado a invertir en ‘bunds’ o ‘treasuries’ pese a cotizar “a unos precios extremadamente caros. En ambos casos no vemos potencial para ver rentabilidades más bajas, pero tampoco para lo contrario. Creemos que sus cotizaciones se moverán en estos niveles por mucho tiempo”, asevera. Eichmann cree que la inflación no será un problema a corto plazo, aunque sí a medio-largo, lo cuál hará aún más importante el proceso de selección.

En este sentido, reconoce que tanto los bonos con grado de inversión (investment grade) como los de alta rentabilidad (high yield) son categorías en las que se pueden encontrar en estos momentos interesantes oportunidades de inversión. Respecto al high yield, por ejemplo, destaca la deuda emitida por las compañías de cable y empresas de telecomunicaciones. “La gestión juega un aspecto crucial. En el entorno de mercado actual conviene ser muy selectivos y ser capaz de elegir a los ganadores”. Eichmann afirma que la estrategia de la casa pasa por crear carteras diversificadas que le permita al equipo gestor limitar el riesgo.

Algunos productos de la gestora

La firma tiene registrados en España varios fondos de renta fija. Uno de ellos es el DWS Covered Bond, un producto que invierte al menos el 70% de la cartera en cédulas hipotecarias europeas. Adicionalmente, también puede invertir en bonos gubernamentales y bonos corporativos (hasta un 30%) así como en ABS (hasta un 10%) y bonos de países emergentes (hasta un 15%). La mayor parte de la cartera está invertida en bonos con grado de inversión, ya que al menos el 70% ha de estar posicionado en deuda con calidad comprendida entre AAA y A. En lo que va de año este producto gana un 9%.

Entre la gama de productos bajo la responsabilidad de Eichmann también están el DWS Invest Euro Bond Short, fondo que invierte principalmente en valores de renta fija denominados en euros con un vencimiento medio de entre uno y tres años, con una rentabilidad que en 2012 supera el 5%, y el DWS Invest Euro Corporate Bonds, que invierte al menos el 70% en posiciones largas en títulos a tipo de interés fijo o variable de empresas que ofrezcan una mayor rentabilidad que el Estado y que aplica estrategias long/short a través de derivados. Desde enero su rentabilidad alcanza el 12%.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído