La verdadera grandeza del Made in Germany


TRIBUNA de Olgerd Eichler, Fund Manager en MainFirst AM. Comentario patrocinado por MainFirst AM.

La economía alemana siempre ha estado a la vanguardia de las principales naciones industrializadas. La prosperidad de Alemania se basa, fundamentalmente, en su éxito empresarial. Además de las grandes corporaciones sobradamente conocidas por todos, la empresa de mediano tamaño es el verdadero corazón de la economía germana, según el Ministerio de Economía para las Medianas Empresas (Bundesverband mittelständische Wirtschaft -BVMW-), el 99% de todas las empresas locales son medianas y pequeñas (pymes), y, además, emplean aproximadamente al 60% de todos los empleados. Estas compañías son el garante de su posición de liderazgo en los últimos años especialmente por su poder innovador. El sello de calidad Made in Germany es un buen símbolo de ello y una figura mundial. Otro dato destacable es que casi el 95% de las pymes alemanas son negocios familiares. Este es el ADN de la economía alemana.

Estrellas: firme apuesta por la innovación   

Los denominados campeones ocultos son las empresas de tamaño medio que logran crecer y convertirse en líderes mundiales en su nicho de mercado. Estas empresas, a menudo desconocidas y, sin embargo, extraordinariamente exitosas, han desempeñado un papel importante en el auge económico de Alemania. Muchas de ellas se incluyen en los sectores de suministro industrial o de automoción. Sus ventajas son múltiples: suelen actuar con mayor flexibilidad y rapidez que sus competidores a la hora de introducir innovaciones tecnológicas y, de abrir nuevos mercados, suelen contar con una sólida gestión corporativa que establece objetivos, y una estrategia corporativa a largo plazo, confían en sus propias fortalezas y cuentan con la capacidad para innovar. Esto, en última instancia, conduce a un sólido balance general. Lo más importante en la defensa de esta posición, por otro lado, es el espíritu de innovación, es decir, la búsqueda de la mejora continua. No es de extrañar que parte de este concepto de éxito se base en la investigación, el desarrollo estratégico y la optimización de los productos.

Analizamos en profundidad a los candidatos

El know how combinado con un proceso de análisis fundamental y profundo es indispensable para seleccionar las empresas adecuadas de la cartera del fondo Mainfirst Contrarian Opportunities. Esto implica que en Mainfirst no especulamos sobre acontecimientos políticos o macroeconómicos. Por el contrario, concedemos importancia a la selección de empresas con estrategias de crecimiento a largo plazo. Nos fijamos en sus nuevos productos, innovaciones, en los aumentos de la cuota de mercado y libertad de precios. Esto, a su vez, es la base de una deseable evolución de la cotización de las acciones. Además del análisis fundamental, las políticas de desarrollo del personal y el mantenimiento de contactos son especialmente importantes.

La selección de las empresas de la cartera no está sujeta a ninguna especificación con respecto a ponderación sectorial, sino que se basa en su mayor parte en los resultados del análisis fundamental. Algo más del 70% de la cartera está asignado a tres sectores: industria, finanzas y tecnologías de la información. El objetivo es lograr un rendimiento superior continuo frente al índice de referencia con un riesgo moderado en todas las fases del mercado.

Una de las principales posiciones del fondo es Deutsche Pfandbriefbank AG (PBB), que cotiza en el MDAX y tiene su sede en Garching. El banco está  especializado en la financiación de inmuebles comerciales, cuenta con seis centros internacionales y ha generado un beneficio antes de impuestos de 117 millones de euros en los seis primeros meses del presente ejercicio. Esta cifra se sitúa aproximadamente al mismo nivel que en el primer semestre del año anterior. En términos de nuevos negocios, el Deutsche Pfandbriefbank AG (PBB), ha crecido y ha registrado un volumen de 4.600 millones de euros en el primer semestre de 2019. Las evaluaciones de los analistas, incluso después de los resultados del semestre de este año, son positivas. Por último, pero no por ello menos importante, la acción es muy interesante desde el punto de vista de los dividendos. El banco pagó un dividendo de un euro por acción en 2018, lo que corresponde a una rentabilidad por dividendo del 8%. Con una relación precio-beneficio de poco menos de 10, el Pfandbriefbank AG (PBB) debería seguir siendo uno de los valores más prometedores en el futuro.

La empresa Dürr AG, que emplea a más de 16.000 personas, también se encuentra entre las compañías de cartera más prometedoras. Es líder del mercado y desarrolla sistemas de pintura y montaje final llave en mano, así como tecnología de máquinas y robots para la industria del automóvil. Los orígenes de la empresa, que opera en todo el mundo, se remontan a 1895. En el primer semestre de 2019, la empresa desafió las difíciles condiciones y la facturación del Grupo Dürr se mantuvo casi constante en 1.921 millones de euros.

Con esta estrategia, el MainFirst Germany Fund ha alcanzado un rendimiento anualizado del 13,9% (al 30 de agosto de 2019) desde su lanzamiento el 5 de junio de 2009; el alfa frente al Deutsche Börse AG HDAX (HDAX) es del 3,8%.

Profesionales
Empresas

Lo más leído