Eric Usher: “La transición hacía una economía más verde va a generar riesgos y oportunidades para los inversores”


Eric Usher, director ejecutivo del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas sobre Iniciativas Financieras, participó la semana pasada en el evento anual de Spainsif, con una presentación sobre las oportunidades de la inversión sostenible. En la iniciativa financiera de la UNEP participan 25 gestoras de inversiones, 57 aseguradoras y 131 bancos con presencia en 56 países y con 63 billones de dólares bajo gestión.

Para Usher, los acuerdos de París sobre el cambio climático, cuyo objetivo es limitar la subida de la temperatura por debajo de dos grados, suponen una nueva agenda que va a tener un impacto significativo en el sector financiero, que va a ser un actor principal en la transición hacia una economía menos dependiente de los combustibles fósiles.

La transición hacia una economía “más verde” supone tanto riesgos como oportunidades. Riesgos para quienes tengan una alta exposición a la economía dependiente del carbono y oportunidades, por las necesidades que se van a generar. Así por ejemplo, la India pretende cuadruplicar sus capacidades en energías renovables en seis años, lo que requerirá una inversión de 300.000 millones de dólares. A nivel global, según la Agencia Internacional de la Energía, entre 2015 y 2030, serán necesarias unas inversiones de 16 billones de dólares si se quiere mantener el aumento de la temperatura por debajo de los dos grados. Solamente en infraestructuras harán falta 90 billones de dólares. “Para financiar esos proyectos, no bastarán el gasto público y los préstamos de los bancos, es vital la participación de los inversores institucionales”, señala Usher.

Esas necesidades explican el despegue del mercado de los bonos verdes, un productos relativamente reciente, con unas emisiones que ascendieron a 67.000 millones de dólares en 2015, triplicando la cifra de 2013. En el proceso de transición, UNEP Finance ya ha puesto en marcha diversos proyectos. Uno de ellos está relacionado con la contabilización de la huella de carbono, “porque hay que trabajar en nuevas métricas que sean comprendidas por los inversores” señala Eric Usher. Pero además con la iniciativa The Portfolio Decarbonization Coalition (PDC), se pretende transcender la mera contabilización de la huella de carbono para ir hacia una “descarbonización”. “Se trata de pasar a la acción” apunta Usher. Los inversores deben poder acceder a los datos para reducir la dependencia del carbono que haya en sus carteras. La PDC reúne en la actualidad a 25 inversores que se han comprometido a supervisar una descarbonización de las carteras equivalente a 600.000 millones de dólares, dentro de una cartera que asciende a 3,2 billones de dólares.

Las distintas acciones que se incluyen en la PDC van encaminadas a profundizar en la comprensión y el conocimiento de las distintas estrategias, métricas, el impacto en las distintas clases de activos y a mitigar los posibles riesgos. “Se trata de explorar como la regulación financiera puede servir de incentivo y catalizador para la descarbonización de las carteras” concluye Usher.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído