“La transición demográfica obligará a implementar cambios muy profundos”


La transición demográfica es un fenómeno común en muchos países desarrollados de todo el mundo. En Alemania, el número de personas en edad de trabajar se espera que disminuya al mismo tiempo que aumenta la demanda de mano de obra. Por lo tanto, el sector empresarial se enfrenta al desafío que supone una fuerza laboral más reducida, más envejecida y más diversa. En un trabajo publicado por el profesor de Economía Bodo Herzog en el centro especializado en estudios económicos de DWS Investments, el experto argumenta que este reto requerirá que las empresas y los responsables políticos adopten una serie de acciones. ¿Cuáles serían?

En primer lugar, Herzog cree que ha quedado demostrado que es necesario mejorar la oferta de trabajo, tanto en términos de cantidad como de calidad, aprovechando al máximo todos los recursos laborales disponibles y fomentando la inmigración. “Aunque las compañías alemanas parecen despreocupadas por las inminentes transiciones demográficas que se avecinan, los preparativos realizados por las empresas y los responsables políticos hasta ahora pueden llegar a ser demasiado escasos y haber llegado demasiado tarde”, afirma.

En segundo lugar, Herzog considera que también se demuestra que los mercados financieros respaldan un ajuste armonioso entre el ahorro y el consumo durante esta transición demográfica. “En términos generales, para hacer frente a los desafíos demográficos es necesario poner en marcha cambios profundos y de largo alcance en los modelos de negocio, las modalidades de trabajo, el estilo de vida y las políticas gubernamentales”, señala el profesor de Economía en el documento colgado en el DGFI Global Financial Institute.

Noticias relacionadas

Lo más leído