La solidez de los bonos locales asiáticos en medio de la crisis global


Con la crisis financiera global, la fortaleza y mejora de los fundamentales económicos y fiscales en muchos de los mercados de Asia están haciendo que los inversores presten más atención a su deuda, en comparación con la de otros mercados desarrollados. Tras las recientes reducciones de la calificación crediticia a largo plazo de EEUU y varios países Europeos, los inversores globales están dirigiendo su mirada hacia Asia.  

Nuestros expertos en gestión de Deuda Asiática en ING IM señalan que las revisiones de calificaciones crediticias soberanas han tenido un impacto positivo en la región, donde los diferenciales se han reducido considerablemente desde los picos observados en el apogeo de la crisis financiera global. Dadas las sólidas expectativas para la región de Asia, es de esperar que las mejoras en las calificaciones crediticias continúen, lo que conducirá a un nivel aún más bajo los diferenciales de crédito.

Aunque persisten los llamados “global tail risks” (riesgos poco probables pero de gran impacto), creemos que el crecimiento económico más suavizado, combinado con una disminución de las perspectivas inflacionistas, contribuirá a mantener bajos los tipos de interés globales, incluyendo los tipos de los bonos Asiáticos. Dada la incertidumbre actual, esperamos un alto temporal en las alzas de tipos de interés.  

La creciente percepción del status de Asia como refugio seguro a las inversiones está contribuyendo al incremento del peso en las carteras de los inversores internacionales en Deuda Asiática, a medida que el impacto de factores como la sostenibilidad fiscal y el techo al endeudamiento en Europa y EEUU se intensificaron durante julio.

A principios de este año, Standard & Poor’s elevó la calificación de la deuda soberana de China hasta AA-, y la de Hong Kong hasta AAA. En la categoría de deuda High Yield, Indonesia está sólo un escalón por debajo del grado de inversión (BB+) y en Junio Filipinas ha visto una mejora en la calificación de su deuda en un escalón a BB+ (por Fitch).  

Los países asiáticos deberían disfrutar de mejores calificaciones de crédito como resultado de su fuerte posición fiscal. Los sólidos balances de las compañías también han incrementado la confianza internacional en la región de Asia. Una mejora a “grado de inversión” tiene un impacto sustancial en un país, ya que este nivel de calificación es un requisito previo para muchos inversores institucionales y puede ser el precursor de fuertes entradas de capital y su consiguiente reducciones en las rentabilidades de sus bonos, lo que a su vez permite a las empresas en el país emitir deuda mas barata. 

Lo más leído