La situación del mercado de renta fija se vuelve aún más enrevesada


La rentabilidad del bund a 10 años ya está en negativo. Ayer cerró en el -0,01% y esto incluye al país como nuevo socio del club de emisores soberanos que pueden presumir de tener sus bonos a diez años ofreciendo rentabilidades negativas. Esta situación está generando todo tipo de reacciones. La más contundente ha sido la del rey de los bonos, Bill Gross. El gestor de Janus Capital se muestra convencido de que esta situación es insostenible. “Los intereses de los bonos se encuentran en el nivel más bajo de los últimos 500 años y estos bonos se han convertido en una supernova que acabará explotando algún día”, afirma. Sin embargo, las advertencias que han ido lanzando los expertos sobre la situación que atraviesa el mercado de renta fija no está haciendo reaccionar a los inversores. De hecho, sorprende el dinero que hay invertido a nivel global en bonos con tires negativas o inferiores al 1%.

De acuerdo con los cálculos de Adam Mossakowski, gestor de Insight Investment (boutique de BNY Mellon IM), de los 26,4 billones de dólares que hay invertidos en deuda soberana en todo el mundo, 16,3 billones (aproximadamente el 62% del total) están en bonos que ofrecen rentabilidades inferiores al 1%. De ese volumen, 7,4 billones de dólares están en emisiones con una tir negativa, mientras que los 8,9 billones restantes ofrecen una rentabilidad de entre el 0% y el 1%. “Los planes de pensiones y las compañías de seguros no han hecho otra cosa que comprar bonos en un momento de tipos de interés ultra-bajos. Cuando estos empiecen a subir, no quiero ni pensar en sus efectos y el dolor que provocará”, afirmaba el famoso inversor estadounidense Jim Rogers en el Amundi World Investment Fórum celebrado recientemente por Amundi en el Museo del Louvre de París.

El problema es que la renta fija se ha vuelto una clase de activo muy asimétrica. Esto quiere decir que el margen para las ganancias es muy bajo y el riesgo de sufrir pérdidas muy abultadas muy alto. Los expertos no se han cansado de insistir en esto. “Cuando tienes tires tan bajas, el riesgo es mayor. En casi todos los activos, la tir está en mínimos históricos. Con un movimiento de solo un 1% de tir en algunos segmentos de mercado puedes llegar a perder hasta un 15%”, explica Manuel Arroyo, director de Estrategia de J.P.Morgan AM para Iberia. En la renta fija corporativa ocurre lo mismo. Las tires están en zona de mínimos históricos. “Se ha alcanzado un record del 2% del índice de renta fija privada de la zona euro que cotiza ahora en terreno negativo y es probable que este dato aumente aún más a medida que las compras del BCE se vayan incrementando en los próximos meses”, recuerdan desde la firma americana. Actualmente, el riesgo de perder dinero en renta fija es enorme.

Lo sabe muy bien Ana Guzmán. Además de ser directora general y responsable de desarrollo de negocio de Aberdeen para Iberia, en el currículum de Guzmán figura el hecho de haber sido gestora de renta fija. “El inversor debe tener muy claro es que si el rendimiento del bono aumenta/desciende en la misma proporción, la variación que producirá en su precio de mercado será mayor cuando aumente (el precio cae) que cuando disminuya (el precio sube). Esto es por el efecto de la convexidad de los bonos. Un bono es convexo porque su precio reacciona de forma no proporcional ante cambios simétricos en la rentabilidad. Además, cuanta más duración tenga el bono mayor será este efecto”, subraya. La convexidad tiene una causa puramente matemática, ya que el precio de un bono no es más que el valor presente de los flujos de caja futuros, actualizados mediante el factor de descuento. Son estos factores de descuento los causantes de la asimetría.

El hecho de que la deuda pública y el oro estén siendo los activos con mejor comportamiento registran en el año deja claro que es el miedo el factor que está motivando este comportamiento. Pero… ¿qué está asustando al inversor? “Si se busca a un culpable del rendimiento negativo de los bonos alemanes, el responsable seguramente sea el referéndum de Reino Unido sobre su pertenencia a la UE. Cada vez cunde más el nerviosismo dado que el resultado está más cerca de lo que la mayor parte de la gente pensaba y el cambio de sentimiento en las encuestas está impactando de forma agresiva en los rendimientos de los bonos”, asegura Luke Hickmore, gestor senior de Aberdeen. Últimamente la balanza se ha inclinado hacia los partidarios de la salida del Reino Unido de la UE. “De producirse este resultado, crearía una confusión importante y generaría incertidumbre aunque todo dependerá de las decisiones posteriores”, señala Philippe Uzan, director de Inversiones en Edmond de Rothschild AM (France).

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído