La sicav Ética de Bancaja entrega 41.000 euros a proyectos solidarios


Arcalia, la división de Banca Privada de Bancaja, ha entregado 41.000 euros a dos proyectos solidarios a través de su “Bancaja Cooperación Ética y Solidaria”, una sicav que invierte en empresas siguiendo un ideario ético. La cantidad que se otorga corresponde a la cesión del 0,55% de la comisión de gestión generada por la sociedad durante el ejercicio 2010.

Los dos proyectos han sido seleccionados por el Comité Ético de la sicav. El primero tiene por objeto la construcción de una escuela en Etiopía en el pueblo de Ma’aruf, cerca de la ciudad de Kelafo, en Etiopía, propuesto por la Fundación Misión de la Misericordia. El segundo consiste en la puesta en marcha de un programa de atención a drogodependientes de los centros penitenciarios de la provincia de Cádiz, presentado por la organización Proyecto Hombre. La decisión definitiva ha sido ratificada por los principales inversores de “Bancaja Cooperación Ética y Solidaria, SICAV”.

El acto de entrega ha sido presidido por Rafael Añó Sanz, director general de Bancaja Gestión de Activos. En el mismo han participado Manuel Balanzat, director área de Grandes Patrimonios, Ricardo Martí Fluxá, presidente de la Comisión Ética y Elia Tárrega, directora general de Sustainalytics España. Las ayudas económicas han sido recogidas por Beltrán Álvarez de Estrada, por la Fundación Misión de la Misericordia, y Luis Bononato Vázquez, del Proyecto Hombre en Cádiz

La sicav sigue una política de inversión con criterios éticos, sociales y ambientales, que es supervisada por la Comisión Ética. Así, se excluyen compañías que fabriquen armamento, que atenten contra el medio ambiente, que distribuyan o produzcan tabaco o que hayan sido denunciados por explotación laboral infantil, entre otros. Por el contrario, se invertirá en aquellas empresas que estén teniendo una mejor actuación en el campo de la responsabilidad Social Corporativa. Es decir, que aboguen por políticas de protección medioambiental, por la mejora de la formación de los trabajadores y por el buen gobierno corporativo.

Respecto a los proyectos, en el primero la construcción de una escuela responde a una petición directa de los habitantes del pueblo. Una petición que entronca perfectamente con la idea con la idea de promover la educación para luchar contra la pobreza extrema. Además, el propio edificio de la nueva escuela servirá para que el poblado se pueda refugiar en él en caso de que el río Wabi Shebele se desborde, pues estará construido un metro por encima del suelo.

En cuanto al Proyecto Hombre en Cádiz, el trabajo consistirá en ayudar a las personas más desfavorecidas dentro del mundo marginal de la drogodependencia, concretamente a las personas reclusas interesadas en rehabilitarse. El objetivo es favorecer su reinserción socio-laboral lejos del mundo de las drogas.

Lo más leído