Tags: Renta Variable |

La selección europea de Fidelity, para su fondo FAST Europe


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de análisis de VDOS.

Con el acuerdo de la Comisión Europea para financiar su Fondo Europeo de Recuperación de 750.000 millones de euros, Europa parece estar pasando de una fase de estabilización de su economía tras el shock COVID-19, a focalizarse en la financiación para estimular la recuperación y el crecimiento económico en 2021.

Las nuevas medidas adoptadas por Europa parecen más prospectivas y estar mejor diseñadas para reactivar el crecimiento que las últimas medidas fiscales de Estados Unidos. Europa cuenta además con la ventaja de no estar implicada en las tensiones comerciales entre las dos mayores economías del mundo y con una mayor estabilidad política en el horizonte respecto a EE.UU, donde las elecciones presidenciales están ya muy próximas y marcarán el ritmo del mercado en lo que queda de año. Ventajas a las que se suma las valoraciones más atractivas de las compañías cotizadas en el mercado europeo.

De los fondos de la categoría VDOS de Renta Variable Internacional Europa, la clase Y de acumulación en euros del fondo gestionado por Fidelity International FAST-EUROPE FUND es uno de los más rentables en el año y de menor nivel de riesgo a un año. Obtiene desde enero una rentabilidad de 2,67%.

Se propone obtener un crecimiento del capital a largo plazo, invirtiendo al menos un 70% de sus activos en compañías que tienen su sede o una gran parte de su actividad económica en Europa. Puede hacer uso de derivados como medio para reducir el riesgo, para reducir costes o para obtener un rendimiento adicional. Se gestiona activamente, tomando como referencia el índice MSCI Europe, con el objetivo de batir su comportamiento, pero el gestor no tiene restricciones en cuanto a la desviación que puede emplear en la composición de la cartera del fondo respecto al índice.

Los gestores aplican una gestión activa y bottom-up, invirtiendo en empresas europeas que cotizan por debajo de su valor intrínseco y centrándose en aquellas cuyo potencial de crecimiento a largo plazo infravalora el mercado. Hacen hincapié en los motores de crecimiento estructurales y no tanto en los cíclicos, tomando una perspectiva de inversión a largo plazo. Pueden utilizar posiciones cortas e incrementar el importe invertido en la cartera a largo cuando encuentran oportunidades de inversión atractivas. También pueden emplear opciones para elevar la rentabilidad y gestionar el riesgo.

Los gestores del fondo son Fabio Riccelli (gestor principal) y Karoline Rosenberg. Riccelli se incorporó a Fidelity en 1998 como analista, cubriendo sectores como servicios sanitarios y tecnología médica, telecomunicaciones o servicios de TI, entre otros. En 2004 fue nombrado asistente de gestión de fondos de small caps europeas y desde 2008 pasó a ser el gestor principal de los fondos FF European Dynamic Growth Fund y FF Iberia Fund (2014). Gestiona el FAST Europe Fund desde 2017. Cuenta con una licenciatura en Finanzas por la universidad de Manchester y un Certificado en Gestión de Inversiones.

El proceso inversor parte de un universo de alrededor de 2.500 valores, a partir del cual los analistas de Fidelity filtran las mejores ideas usando una amplia variedad de fuentes y criterios (reuniones con la alta dirección de las empresas, análisis de competidores, modelos financieros, etc.) que tienen como resultado una cartera final de entre 30 y 35 posicionales largas y 10-20 posiciones cortas. Los criterios de compra se basan en la calidad del negocio, su valoración y la convicción del equipo gestor y los de venta en haber alcanzado el valor potencial, en el surgimiento de otras ideas de más alta convicción o en  cambios en las tesis de inversión.

Las cinco mayores posiciones en la cartera del fondo corresponden a acciones de SAP SE (7%) Novo-Nordisk AS (5,20%) Beiersdorg AG (4,20%) Roche Holding Ltd (4,20%) y Swedish Match co (3,90%). Por sector, Tecnología de la Información (24,90%) Industrial (19%) Sanidad (17,20%) Bienes de Consumo Básico (12,70%) y Bienes de Consumo Discrecional (10,20%) representan las mayores ponderaciones en la cartera.

La historia de rentabilidades del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría por este concepto, en el primer quintil, durante 2018, 2019 y 2020. A tres años, su dato de volatilidad es de 20,61%, registrando un 16,47% a un año, periodo en el que se sitúa en el grupo de los menos volátiles de su categoría, en el quintil cinco. En este último periodo, su Sharpe es de 0,81 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 7,03%. La suscripción de la clase Y de acumulación en euros de FAST-EUROPE FUND requiere una aportación mínima inicial de 2.500 dólares (aproximadamente 2.110 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 1% y de depósito de hasta 0,35%. Suma un patrimonio total bajo gestión de 1.213 millones de euros.

En opinión del equipo gestor los mercados seguirán muy volátiles, dada la disrupción que seguirá provocando la COVID-19. Será crucial que haya una implantación efectiva de los distintos paquetes de estímulos anunciados por los principales bancos centrales y la Unión Europea. Pese a la recesión en que nos encontramos y los pronósticos negativos, las valoraciones son muy atractivas y en muchos casos ya descuentan las malas perspectivas, lo cual ofrece muchas oportunidades si se realiza una adecuada selección de valores.

El excelente resultado por rentabilidad, respecto al riesgo incurrido medido por volatilidad, especialmente en los últimos tres años, hace a FAST-EUROPE FUND merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Profesionales
Empresas

Lo más leído