Tags: Selectores |

La selección estable de Bankinter para afrontar el tramo final de 2019


Bankinter elabora una cartera recomendada denominada Selección Estabilidad, la cual solo ha tenido dos cambios a hasta el mes de septiembre. El primero se produjo en junio, cuando excluyeron el fondo Pioneer Absolute Return Multi-Strategy debido al cambio del equipo de gestión tras su absorción por Amundi, y ahora arrancan el nuevo curso con novedades.

Antes de empezar el nuevo curso, el equipo de análisis ha sacado el fondo Templeton Global Bond USD e incorporado tres fondos de renta fija: uno de bonos corporativos (Robeco Euro Credit Bonds), otro de cédulas hipotecarias (Nordea 1 - European Covered Bond) y un tercero de bonos soberanos americanos y denominado en dólares (Pictet-USD Government Bonds).

La razón de esta salida se justifica no tanto por su exposición a bonos argentinos, sino porque el equipo de gestión ha adoptado una posición corta en bonos americanos con la perspectiva de que éstos vuelvan a elevar sus tires (es decir, caídas de precios) en un futuro no lejano tras su reciente rally, una posición que no comparten desde el equipo de análisis de Bankinter. “Al contrario, creemos que probablemente las siguientes bajadas de tipos que aplicará la Reserva Federal este año combinación con la incertidumbre en el frente comercial darán soporte o incluso favorecerán los precios de los bonos americanos”, indican.

En este sentido, piensan que tanto el Banco Central Europeo como la Reserva Federal aplicarán nuevos estímulos monetarios y eso dará un nuevo respaldo a la renta fija. “Sobre todo, probablemente, a los corporativos, pero también por extensión a las cédulas hipotecarias y los soberanos”, contextualizan. Un impulso que esperan recoger con las tres novedades de la cartera Selección Estabilidad. 

Sin embargo, también contemplan que ambos bancos centrales decepcionen en septiembre, no tomando ninguna o casi ninguna medida. En este contexto, consideran dos escenarios. El primero sería que en caso de no actuar, tampoco gestionen adecuadamente la expectativa de hacerlo más adelante. No obstante, piensan que “este desenlace es poco probable teniendo en cuenta la desaceleración del ciclo económico global (sobre todo en Europa) y las presiones a que está sometida la Reserva Federal para actuar”.

Por otro lado, también observan que podría salir mal en caso de que Estados Unidos y/o Europa apliquen estímulos fiscales de calado (incrementando el gasto público o reduciendo impuestos). “Aunque consideramos que efectivamente esto puede terminar sucediendo ante la pérdida de tracción de las economías líderes, nos parece improbable que se ejecute a lo largo de los próximos dos ó tres meses”, apuntan. “Son precisamente esos dos ó tres meses próximos de bonos soportados o incluso favorecidos por las políticas ultralaxas de los bancos centrales los que aspiramos a aprovechar en términos de rentabilidad introduciendo estos cambios”, añaden.

Desde Bankinter tienen en cuenta que, por una parte, las elecciones americanas no tendrán lugar hasta noviembre 2020, lo que les lleva a pensar que cualquier cambio fiscal (más probablemente una segunda ronda de bajadas de impuestos) no se anunciará hasta que dicha fecha esté más próxima (posiblemente el segundo trimestre de 2020), anticipan.

Por otra parte, subrayan que pocos gobiernos europeos pueden permitirse aplicar estímulos fiscales (bajadas de impuestos o de expansión del gasto). En definitiva, “aunque no se puede descartar una reversión de los precios de los bonos tras su reciente súper-ciclo, ésta sólo se produciría si bancos centrales y/o gobiernos reaccionasen de manera notablemente diferente a lo esperado, lo cual, aún en caso de suceder, no sería inmediatamente”, analizan.

Por tanto, además de las novedades señaladas anteriormente, mantienen el Muzinich Enhancedyield Short-Term, el Carmignac Securité, el PIMCO GIS Income Fund USD, el Fidelity Funds - Global Multi Asset Income, el Franklin K2 Alternative Strategies USD y el Nordea 1 - Stable Return.

Noticias relacionadas