La retirada de apoyo a los fondos monetarios podría provocar una avalancha de salidas


Los inversores en los fondos monetarios que más están sufriendo podrían dejar de recibir apoyo financiero de parte de sus patrocinadores o socios, según advierte un informe de Moody’s publicado por Global Pensions. La agencia de rating afirma que estas mayores probabilidades de ver retirado el apoyo podrían provocar una avalancha de salidas en el sector, como la de septiembre de 2008 que, sin una intervención gubernamental, tendrían un efecto desestabilizador en los mercados financieros.

La encuesta de Moodys a 100 de los mayores fondos concluye que 62 de ellos, incluyendo al menos 36 de EEUU y 26 europeos, recibieron apoyo financiero y contable de sus patrocinadores o socios durante la crisis financiera, entre agosto de 2007 y diciembre de 2009. Y por eso el efecto de la crisis en el valor liquidativo de los fondos monetarios apenas se notó.

Según el autor del informe, Henry Shilling, la crisis desatada tras el colapso de Lehman Brothers forzó a los fondos monetarios a vender sus valores de corto plazo, deuda principalmente emitida por instituciones financieras, recolocar sus portfolios y acortar las duraciones, exacerbando así las presiones interbancarias, los riesgos y reduciendo el apetito ya por sí disminuido hacia el papel comercial no financiero.

De cara al futuro, Moody’s predice que la habilidad de los patrocinadores para apoyar financieramente sus fondos podría reducirse de medio a largo plazo, debido a diversos factores. Entre ellos, el mayor tamaño de los fondos, que cuentan con mayores niveles de exposición a emisores individuales, o los vencimientos más cortos, que están sujetos a vaivenes más frecuentes.