“La represión financiera de los bancos centrales y el riesgo de la deuda pública benefician al crédito"


Los bonos gubernamentales ya no son tan seguros como antes, especialmente los de la periferia europea, mientras los de los países “core” se han encarecido en exceso debido a la tendencia que ha llevado a los inversores a refugiarse ante la incertidumbre y la volatilidad. Pero su capacidad de ofrecer retornos es muy limitada, teniendo en cuenta además las políticas monetarias de los bancos centrales. “La relajación monetaria llevada a cabo en EEUU y Europa está bajando artificialmente la rentabilidad de los bonos públicos, en su intento de impulsar los activos de riesgo”, explica Victor Verberk, responsable de crédito de Robeco. Una “represión financiera” que está llevando incluso a rentabilidades reales negativas.

 

Por eso para el experto, hay dos tendencias que son beneficiosas para la inversión en renta fija corporativa: el hecho de que la deuda de los gobiernos ya no pueda considerarse como un activo libre de riesgo y esa “represión financiera. “Ambos hechos conducen a pensar que el crédito es más seguro que la deuda pública en el mercado europeo”, explica, aunque matiza que en otros mercados hay que ser más cautos. Por ejemplo, en el mundo emergente, los diferenciales se han comprimido mucho con el último rally.

 

Además, Verberk no está preocupado actualmente por el riesgo inflacionista, a pesar de esas políticas monetarias. “Europa y EEUU se encuentran en una situación similar a la de Japón, pues el exceso de liquidez no se traduce necesariamente y de forma automática en inflación. Sólo cuando despegue el mercado crediticio ésta llegará”, comenta. Algo que no cree que ocurra a corto plazo y que podría tardar años, a menos que hubiera eventos inesperados, como un repunte inflacionista en el mundo emergente o un encarecimiento del petróleo, aunque en ese caso la consecuencia podría darse también en forma de impacto negativo en el crecimiento -en vez de generar tensiones inflacionistas-. “Mientras el dinero siga en manos de los bancos y los múltiplos monetarios sean negativos (el ahorro mayor al crédito) no habrá riesgo inflacionista”, explica. Con todo, el fondo Robeco Euro Credit Bonds cuenta con varias clases específicas para cubrirse frente a dicho riesgo o incluso para aprovechar un repunte en los precios, en caso de que el inversor considere que sí hay tensiones en este sentido.

 

Para seleccionar la cartera del fondo (proceso en el que participa un equipo de 22 profesionales, formado por 10 analistas, 6 gestores, 3 analistas cuantitativos y 3 traders) se utiliza un análisis bottom-up, pero combinado con un estudio top-down del ciclo crediticio que se actualiza de forma trimestral y que determina la beta del fondo (a principios de año era de 1,2, pero en el último mes se redujo a 1,1, lo que refleja una visión optimista del mercado).

 

Continuidad del rally

Y es que el experto cree que el rally de deuda corporativa y activos de riesgo que comenzó en 2012 podría ir mucho más allá, siempre que los políticos no cometan errores. “El verano pasado nos enseñó a no sobreestimar las decisiones de los políticos, pues olvidan con facilidad lo que deben hacer y aunque han mejorado su actuación ante la presión de los mercados y reparado en parte sus errores, no hay que olvidar que sólo reaccionan con la presión y la urgencia, por lo que hay riesgo de que la subida del mercado les lleve a relajarse”, explica. Pero, a pesar de todo, Verberk, cree que “hemos pasado lo peor, especialmente tras el LTRO implantado por el BCE”, si bien es necesario que aprender a moverse en un escenario volátil, que ellos utilizan oportunísticamente.

 

El experto es positivo con el crédito considerando además que la oferta es limitada “por primera vez en años” y que la demanda es boyante, pues los fondos de crédito están viendo suscripciones. De cara a próximas emisiones cree que los bancos serán menos activos, lo que mantendrá ese desequilibrio entre oferta y demanda que beneficia al mercado secundario, debido a que cuentan con la financiación del BCE. De hecho, el fondo Robeco Euro Credit Bonds tiene unos 80 nombres en cartera, incluidas instituciones financieras, en clave de diversificación que aporta seguridad. “Los bancos cuentan con un gran potencial alcista, algo menor en los nombres no financieros y de alta rentabilidad, si bien estos últimos tienen cupones atractivos”, explica el experto.

 

Valor en España e Italia
Por sectores, los gestores del fondo son positivos ahora en entidades no cíclicas, ligadas al negocio de las utilities o las telecomunicaciones en países como España o Italia (nombres como Telefónica o Gas Natural), muy baratos precisamente por su nacionalidad, y negativos con firmas más cíclicas de países core como Alemania. “La deuda corporativa en España o Italia ya refleja en los diferenciales el riesgo país, y la rentabilidad compensa. Hay valor en ambos países”, apostilla. Así, aunque el fondo históricamente ha estado infraponderado en estos mercados, cubrió esas posiciones a finales del año pasado, si bien ahora, con el último rally, los gestores podrían mover posiciones de nuevo.

 

Verberk se unió al equipo de Robeco en 2008 y gestiona el fondo Robeco Euro Credits desde principios del 2009. Robeco Euro Credit bonds acaba de cumplir los tres años de track record con el nuevo gestor, equipo y proceso de inversión y gana a 3 años el 19,5% anual. En lo que va de 2012 ya sube más del 6%, batiendo al índice en todos los periodos.
 

Noticias relacionadas

Lo más leído