“La rentabilidad es importante, pero también lo es el riesgo que va asociado a ese retorno”


Mantener exposición al mercado de renta variable de la eurozona no es invertir en su PIB, sino hacerlo en compañías que son capaces de crecer gracias a una diversificación de los ingresos que les permite sortear los efectos de la crisis de deuda soberana y la caída del consumo interno. Y, si se eligen bien las empresas por las que se desea apostar, la estrategia puede resultar muy rentable. Lo demuestra Fabio di Giasante con el Pioneer Funds-Euroland Equity, fondo que ha conseguido rating S&P Capital Gold después de haber batido tanto a corto como a medio-largo plazo al mercado, con un retorno que en el último año alcanza el 15%, cinco puntos por encima del EuroStoxx 50.

En una entrevista a Funds People, Giasante afirma que el mejor método para ofrecer rentabilidad es a través de una cartera concentrada, formada por compañías en las que estás plenamente convencido. La suya la conforman aproximadamente 40 valores, con un peso por activo de entre el 1% y el 5%. El fondo estaría estructurado en dos bloques. El primero ocuparía el 70% del total y lo formarían empresas con valoraciones atractivas y unas favorables perspectivas de crecimiento a medio plazo. “Aquí nos centramos en calidad, crecimiento y valoración. El resto respondería a una asignación oportunista en valores con un fuerte potencial de cara a los próximos 3-6 meses, aprovechando las oportunidades que nos brinda la volatilidad”.

Son precisamente esas inversiones tácticas lo que, según el gestor, explicaría buena parte del éxito de la estrategia. “Nuestro objetivo es estar en las compañías correctas. Para ello, nos apoyamos en un estilo de inversión bottom-up en el que atrapamos oportunidades allí donde se encuentren”, asegura. En el proceso de selección, Giasante presta especial atención al riesgo. “Para mitigarlo, nos apoyamos en un equipo de analistas que estudian a fondo la empresa y otro que analiza el riesgo. La rentabilidad que ofrece la acción es muy importante, pero también lo es el riesgo que va asociado con ese retorno”, indica.

La incesante búsqueda de oportunidades que afirma seguir el gestor les fuerza a tener una rotación muy alta, que alcanza el 50%. Con una cartera que está completamente invertida, reconoce no mantener posiciones en liquidez, lo cuál le obliga a vender un valor cuando encuentra otra oportunidad. Pero… ¿cuándo es el momento de deshacer una posición? Para Giasante, existen tres momentos: cuando encuentras una oportunidad mejor, cuando la compañía alcanza su precio objetivo o cuando te das cuenta de que tu decisión ha sido errónea. “Esa es la respuesta oficial. La auténtica: cuando todo el mundo está comprando”, sentencia el gestor de Pioneer Investments.

El euro no se romperá

La crisis de deuda de la eurozona no le condiciona. “Las valoraciones que ofrece la renta variable europea son muy atractivas porque el mercado descuenta un gran riesgo de cola, la ruptura del euro, un escenario que a nuestro juicio no se va a producir”. De hecho, Giasante asegura mostrarse muy positivo sobre su futuro. “Los déficits que arrastran los periféricos no son peores que los de EEUU o Reino Unido; el problema serían los desequilibrios que sufren algunos de los estados miembro. No obstante, se han hecho progresos. El BCE es más pragmático que el Bundesbank y, poco a poco, Alemania se está acercando a las tesis defendidas por Mario Draghi”.

Pese a ello, la incertidumbre que se cierne sobre la eurozona hará que el mercado siga volátil, lo que en su opinión crea oportunidades. También en España. De hecho, su mercado ocupa el 9,5% de la cartera, con Repsol, Inditex y BBVA como las principales apuestas españolas del fondo. Respecto a la entidad financiera que preside Francisco González, el gestor afirma haber incluido al valor el año pasado en sustitución de Banco Santander, al sentirse atraído por su perfil conservador y su positiva visión sobre el mercado mexicano, donde la firma mantiene una posición de liderazgo.

Invertir en un valor no es una decisión que el gestor tome a la ligera. Además de un exhaustivo análisis del riesgo, Giasante afirma no comprar nunca una acción antes de entrevistarse con el equipo directivo de la compañía. “Mantenemos contacto con los directivos de la empresa al menos dos veces al año. A nuestro entender, conocer la estrategia de las compañías es muy importante, ya que es un factor que te permite estar mucho más cerca de tu cartera. Si conoces con precisión su negocio, es mucho más fácil tomar una decisión, bien sea en un sentido o en otro”.

Con datos en la mano, Giasante defiende que “esta estrategia ha demostrado ser capaz de batir al mercado en diferentes momentos del mercado, superando al índice de referencia al mismo tiempo que se controla el riesgo, lo cuál es una característica que nos diferencia claramente de la competencia”. En 2012, el fondo ofrece un retorno del 12,2%, dos puntos por encima del mercado. La rentabilidad anualizada en los tres últimos años alcanza el 6,4%, frente al pírrico avance del 0,9% que registra el EuroStoxx 50.
 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído