“La rentabilidad en el año ha sido ya atractiva. Lo que queda por venir será de renta variable”


Desde hace tiempo, en N+1 SYZ han venido recomendado a sus clientes aumentar el peso de la renta variable en sus carteras y, actualmente, sus niveles en bolsa están en máximos de los dos últimos años, es decir, desde que comenzó este proyecto de asesoramiento a altos patrimonios. “Las rentabilidades en lo que va de año ya han sido atractivas y lo que queda por venir será de la renta variable”, explica Ignacio Dolz de Espejo, director de Inversiones de la firma. Así pues, han reducido también su exposición a renta fija como high yield y emergente, y se sienten cómodos manteniendo liquidez en las carteras a la espera de entrar más en el mercado.

La firma gestiona actualmente activos de clientes por valor de 750 millones de euros a través tanto de la gestora que tienen, N+1 SYZ Gestión, como de su agencia de valores.

En enero, apostaban por un escenario neutral para la economía mundial, con crecimientos medios, reducción de los riesgos de cola e incremento de los beneficios por acción. Pero en gestión, recomendaban invertir como si hubiese un escenario positivo por valoraciones atractivas de la bolsa. Además, en 2012 tuvieron mucho high yield y deuda emergente en sus carteras, pero decidieron venderlo por la escasa liquidez que tienen ambos activos y el miedo a que bajen bruscamente al haber en ellos actualmente mucho inversor no típico de ellos. “Ahora ya no merece la pena entrar en estos activos”, dicen.

En renta fija española, han pasado de tener papel del ICO o Fade a dos años, a entrar más en comunidades autónomas y financieras hasta 2015, pero, en todo caso, no quieren verse forzados a “hacer una huida hacia delante” en busca de rentabilidad en este activo por lo que prefieren ser prudentes y, aunque pierdan algo de rentabilidad en el corto plazo, esperar y apostar por la renta variable.

Sí están usando fondos de retorno absoluto con correlaciones negativas, pero solo utilizan fondos muy entendibles. Además, han aumentado su inversión en dólar y están entre el 9% y el 18% en sus carteras.

También están positivos en el inmobiliario alemán y el estadounidense (este último lo juegan mediante REIT y un fondo de compañías inmobiliarias) y pese a la corrección vivida últimamente, mantienen exposición a oro en las carteras, a través de un ETF de oro físico.

En N+1 SYZ apostaban desde comienzos de año por el Viejo Continente y, aunque hasta ahora el mercado no les ha dado la razón, mantienen esa apuesta, pues están convencidos de que el BCE no va a tener más remedio que actuar en algún momento de los próximos meses y eso beneficiará a Europa. Dolz de Espejo cree que la autoridad bancaria europea se va a ver obligada a tomar alguna medida, que podría ser un nuevo programa de LTRO o un alargamiento del actual o bien llevando a tipo negativo los depósitos interbancarios, por necesidad de que haya crecimiento, porque la macro sigue deteriorándose y porque Japón ha demostrado que se crece con políticas monetarias, al igual que lo está haciendo Estados Unidos, con lo que si no lo hace Europa puede haber una apreciación del euro no deseada.

En España, el director de Inversiones de la firma, destaca que se han llevado a cabo reformas importantes, como la laboral o la financiera, pero cree que la reforma energética tiene que venir, así como la de la administración, que dice, “es fundamental”.

Sus carteras se mueven en el año entre el 2,6% de las más conservadoras al 7,7% de las más agresivas. En su construcción se adaptan a la situación del cliente y pueden hacer carteras que combinen fondos e inversión directa o bien otras exclusivamente de fondos de inversión, para lo que trabajan bajo un modelo de arquitectura abierta. Utilizan fondos de la gestora de su propia casa, para activos como la renta variable europea o la renta fija europea y, para otros activos, trabajan con numerosas gestoras.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído