La rentabilidad del bono español a 10 años se sitúa al borde del 7%


Después de que Moody 's recortase la nota de la deuda pública del Reino de España, la reacción en el mercado no se ha hecho esperar. La rentabilidad del bono español a 10 años cerraba la jornada de hoy en el 6,96%, lo que vuelve a situar la prima de riesgo en los 521 puntos básicos. La agencia de calificación de riesgos británica rebajaba en la noche de ayer la calificación de la deuda soberana española tres peldaños, desde A3 hasta Baa3, situándola justo por encima del 'bono basura'.

Moody's justificaba esta decisión en las dificultades que, en su opinión, se encontrará el Estado para financiarse, así como en las negativas perspectivas para su economía, que no se espera que crezca en el corto plazo. Asimismo, la agencia de calificación señalaba como motivos de su decisión el rescate bancario solicitado por España ante Bruselas, que ha accedido a abrir una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros. La presión de los mercados sobre España sigue siendo muy fuerte, si bien ésta también se está dejando sentir con especial intensidad en Italia.

Javier Flores, responsable del servicio de Estudios y Análisis de Asinver, considera que estos niveles alcanzados por el bono español son normales dentro del guión seguido también por otros países tras su rescate. "Al pasar de situarnos al borde del rescate a estar ya dentro del grupo de países rescatados se nos ha cerrado el mercado de financiación, al igual que pasó con Grecia o Portugal", explica. En este sentido, cree que el mercado va incluso por el camino de pensar en un segundo rescate o en otro más amplio. Flores dice que, de intervenir, el BCE podría aportar alivio, pero solo de forma temporal, y que incluso podría desatar episodios de pánico entre los operadores si algunos inversores interpretan esas acciones como un intento desesperado de la autoridad monetaria de contener un movimiento incontenible.

"Puede haber declaraciones que calmen ligeramente la situación, pero lamentablemente ya estamos dentro del grupo de países rescatados con todo lo que ello implica, con el agravante de que el primer tramo de ayudas está destinado a la banca y ésta es la que más exposición tiene a deuda soberana, lo que genera un círculo vicioso de riesgo financiero y soberano", indica. Una vorágine que cree que durará varios años y a la que también ha contribuido el modo de gestionar y comunicar este rescate.

Para Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, las dudas que genera el acuerdo alcanzado para rescatar las entidades financieras en problemas, las elecciones griegas, la presión sobre Italia y la incertidumbre que envuelve al proyecto del euro son los factores que están pesando sobre los mercados. A su juicio, la solución pasaría por el hecho de que Grecia se quede en el euro y que en la Cumbre Europea de los próximo 28 y 29 de junio los líderes europeos diesen pasos encaminados hacia una mayor integración política y fiscal de la eurozona y que el BCE actúe, por un lado, bajando en medio punto porcentual los tipos de interés y, por el otro, comprando deuda soberana.

En lo que al mercado de renta variable se refiere, el Ibex 35 cerraba la sesión con una subida del 1,22%, gracias al buen comportamiento registrado por el sector financiero, con la excepción de Bankia, que perdía el euro por acción. No obstante, lo más significativo en Europa fue la espectacular subida registrada por la Bolsa de Atenas, que se disparaba un 10,12%, un comportamiento que los analistas atribuyen al convencimiento entre los inversores de que los conservadores ganarán las elecciones del próximo domingo.

Lo más leído