La rentabilidad del bono de EEUU desciende hasta mínimo histórico


La deuda estadounidense a 10 años de Estados Unidos descendió ayer a su nivel más bajo en sus 46 años de historia. Cerró al 2,980%, perforando así el mínimo anterior del pasado 20 de noviembre del 3,015%, según informa Cinco Dïas.

En este momento, el desplome de la deuda a largo plazo se produce tras el anuncio del Gobierno estadounidense de un nuevo paquete de medidas por 800.000 millones de euros que tienen el objetivo de reactivar el consumo. También coincide con la publicación de unas cifras que siguen cuestionando la salud económica del país: el PIB se contrajo el 0,5% en el tercer trimestre, frente al 0,3% previsto, y el consumo minorista ha caído un 1% en octubre, que es el peor resultado desde 2001.

'Los inversores están apostando por activos más seguros. Huyen de la deuda corporativa, de la renta variable, de las materias primas... La deuda gubernamental da más garantía y seguridad. El bono a 10 años al final lo que te está descontando son las expectativas de bajadas de tipos de interés en el corto plazo y las perspectivas de crecimiento y riesgo sistémico', explica Alicia Arriero, gestora de Inversis Banco.

En los plazos más cortos de la deuda ha ocurrido lo mismo; el bono a dos años está cotizando próximo a mínimo histórico. Las letras a tres meses de EE UU bajaron ayer al 0,041%. 'Cada vez es más evidente que se está entrando en una profunda recesión mientras que la Fed bombea la economía con billones de dólares' explicó a Bloomberg Peter Mueller, un estratega de Commerzbank.

En Europa está ocurriendo lo mismo. La rentabilidad del bono español a largo plazo cerró al 3,873%, que es el nivel más bajo en los dos últimos años. Hace cuatro meses se encontraba en el 4,953%. Mientras, la TIR del alemán está en el 3,293%, también en la cota más baja de casi tres años. 'La situación es la misma, lo que ocurre es que Estados Unidos va por delante y las decisiones sobre tipos de interés han sido más agresivas', apunta Alicia Arriero.

La caída de la rentabilidad de los bonos indica que los inversores están huyendo de cualquier activo que suponga el mínimo de riesgo. Pero paradójicamente los Credit Default Swaps (CDS) de la deuda soberana, que mide el coste por de asegurar dicha deuda, han subido de forma considerable. La prima de riesgo del bono a 10 años de EE UU cotizaba ayer por encima de 50 puntos básicos, récord. Aunque elevado, esta referencia aún no es alarmante, máxime si se compara, por ejemplo, con el CDS de General Motors, que está más allá de los 5.000 puntos. José Luis Cárpatos, de Serenitymarkets.com, ilustra el significado de la subida de los CDS: 'Es como si un católico dejara de creer en el Papa'. El experto considera que los planes de ayuda de los Gobiernos son acertados, pero manifiesta su preocupación por el dinero que se está gastando: 'Estados Unidos es el país más endeudado en términos absolutos. Lo que demuestran los CDS es que ha quebrado el sistema bancario y que ahora el problema se ha trasladado al Estado'. De cualquier forma, aunque admite que es la primera vez que los CDS han alcanzado las cotas actuales, piensa que la posibilidad de que se produzca un impago es 'muy remota'.

Profesionales

Lo más leído