“La renta variable será el activo ganador de la crisis en los próximos diez años”


Javier Galán ha desarrollado toda su carrera profesional en Renta 4 y desde hace siete años gestiona los fondos de renta variable europea y española de la entidad. Cuatro productos con dos mandatos de gestión distintos. Mientras que el Renta 4 Bolsa y el Renta 4 Eurobolsa se gestionan sobre sus índices de referencia (Ibex 35 y EuroStoxx 50, respectivamente), el Renta 4 Valor y el Renta 4 Cartera Selección Dividendo otorgan libertad absoluta al gestor para componer las carteras.

Además, Galán es responsable de varias sicav de la casa y colabora con el equipo de pensiones en las inversiones de renta variable europea. En total, gestiona activos por valor de 100 millones de euros.

“La renta variable será el activo ganador de la crisis en los próximos diez años”, asegura Galán. Cree que se va a vivir lo que él denomina la “gran rotación” de la renta fija a la renta variable, si bien asegura que es algo que irá sucediendo por a poco. “Va a haber una necesidad de búsqueda de rentabilidad que no se va a dar ya en los activos de renta fija y, además, la bajada de la prima de riesgo llevará a que las valoraciones vuelvan a sus niveles históricos porque ahora están bajas”.

Apunta que ya se ha comenzado a notar ese cambio hacia posiciones más de riesgo pues el cliente más conservador que viene de renta fija está buscando empresas con alta rentabilidad por dividendo y que creen caja y esas son empresas de los sectores alimenticio, farmacéutico o de bebidas y estas, en el primer trimestre del año, ya han visto entradas de inversores. Considera además que a medio plazo habrá inflación, por lo que el mejor vehículo para cubrirse son los activos reales y las compañías que invierten en ellos.

“Siempre hay momento de incertidumbre en bolsa especialmente cuando se tensan las situaciones pues es una fuente de liquidez de la que muchos inversores tiran en momentos de estrés”, dice. De cara a los próximos meses cree que los sobresaltos pueden venir derivados de la necesidad de solucionar el abismo fiscal americano o de posibles resultados empresariales decepcionantes. En todo caso, cree que precisamente en esas ocasiones es cuando hay que aprovechar las correcciones que puede haber en los próximos meses para entrar en bolsa.

En cuanto a España, considera que falta estímulo para facilitar que fluya el crédito y que se mejore empleo, algo fundamental para hacer subir el consumo y, con ello, mejorar la economía del país. Entiende que es complicado romper el clima de austeridad en el que se vive actualmente, pero considera que subir impuestos no es la solución.

Cree que el sector financiero español está en transición y, si bien, está más saneado que hace años tras haberse deshecho de gran parte de su exposición al sector inmobiliario, todavía tiene por delante afrontar la elevada deuda que tienen las empresas y especialmente las pymes. En todo caso, se muestra negativo con la evolución de la economía española en los próximos dos años y en tanto en cuanto el sector financiero está correlacionado con la evolución del país, traslada esa posición negativa al sector bancario. “Son valores que están baratos así que con que tan sólo haya una estabilización en la situación macro española se debería ver una mejora de sus cotizaciones”, dice Galán.

En busca de buenas compañías

En su labor como gestor, busca compañías globales, con ingresos recurrentes visibles, con negocios en crecimiento o que están en proceso de reestructuración para obtener ese crecimiento. Quiere compañías que tengan balances saneados, con capacidades para hacer crecer el beneficio y puedan hacerlo vía compras o recompra de acciones, “en definitiva que den alegrías a sus accionistas”, resume.

Para su análisis de las empresas, se basa en el ROCE, la generación de caja para hacer crecer el beneficio y retribuir al accionista y que tenga un buen equipo directivo, algo que cree que es fundamental.

Entre las empresas españolas está positivo en Repsol, CAF y Ferrovial, mientras que en las europeas destacan sus posiciones de Dufry Group-Reg, Thales, Wolters Kluer y Siemens AG.

El Renta 4 Valor sigue un estilo de inversión valor en renta variable europea y suele invertir en unas 40 compañías. En 2012, subió un 9,9% y en el primer trimestre de 2013 se ha revalorizado un 3,9% frente a la bajada del 3% del Ibex 35 y del 0,5% del EuroStoxx 50. Por su parte, Renta 4 Cartera Selección Dividendo compone su cartera con 25 posiciones y cerró el primer trimestre con una rentabilidad de –1,3%.

Noticias relacionadas

Lo más leído