“La renta variable japonesa cotiza en niveles extraordinariamente baratos”


El año pasado, el Topix y el Nikkei sufrieron caídas del 19% y del 17%, respectivamente, quedando muy por debajo de la evolución de índices como el S&P 500, el Nasdaq o incluso algunos mercados europeos. Entonces, la razón principal de aquel negativo comportamiento fue el terremoto y posterior tsunami que asoló el país, a lo que hubo que añadir los efectos provocados por la fuerte apreciación del yen y la crisis de deuda europea, que afectó a las exportaciones del país del Sol Naciente. “Hoy en día, la Bolsa japonesa cotiza en niveles extraordinariamente baratos que nos hacen ver a su mercado como una interesante oportunidad de inversión de cara al largo plazo”.

Así al menos lo afirma Invesco en su revista Risk & Reward correspondiente al segundo trimestre del año, informe en el que la gestora revela que de las 3.600 compañías listadas en el mercado de renta variable nipón, “más del 60% están cotizando por debajo de su valor en libros, muchas de las cuáles son además empresas líderes con un negocio global”. En este sentido, desde la gestora afirman que, actualmente, la Bolsa japonesa ofrece “toda una serie de atractivas oportunidades de inversión”, sobre todo teniendo en cuenta que “los fundamentales corporativos permanecen fuertes, el entorno macroeconómico es favorable y su divisa está perdiendo fuelle”.

En opinión de la entidad, “2011 fue un año terrible para Japón y su economía, aunque hoy el país está haciendo progresos muy rápidamente”. Algunos aspectos clave que señalan desde Invesco son las reformas puestas en marcha por sus empresas, el incremento de las expectativas de inflación y una fortaleza del yen que no sólo es vista como un lastre para las exportaciones sino que también como una oportunidad para que las compañías expandan su negocio al exterior. Por este motivo, los expertos de Invesco se muestran convencidos de que hoy en día “existen buenos argumentos para invertir en renta variable nipona”.