“La renta variable europea y periférica ofrece mucho valor”


Para muchos inversores la renta variable europea es asociada a sentimientos negativos, crash bursátiles y sufrimiento, a tenor de los dolorosos episodios vividos en los últimos años debido al impacto de las malas noticias referentes a la crisis de deuda pública. Pero Michael Barakos, responsable de inversiones de renta variable europea de JP Morgan AM, no puede obviar que en los últimos tres años el activo ha subido un 35%, ofreciendo retornos en las carteras de la gestora de en torno al 50%, en función de la estrategia utilizada. “La percepción es negativa pero la realidad es que, con estrategias capaces de generar alfa, hemos ofrecido retornos de doble dígito en el activo”, explica, indicando que en los próximos cinco años ese nivel de rentabilidades puede mantenerse.

 

“Es difícil dar una cifra, pero uno de los mejores argumentos de que disponemos son las valoraciones”, afirma el experto, algo que ayudará a seguir generando retornos reales en los próximos años. “La renta variable europea aún está barata en comparación con otras geografías”, dice, destacando también las oportunidades que encuentra en la Europa periférica.

 

Y es que, Barakos, de formación economista, se encuentra frustrado cuando comprueba que los principios económicos no se ajustan a la realidad, sobre todo en periodos de crisis. De ahí que JP Morgan AM aplique una gestión que combina los principios económicos con “asunciones más realistas derivadas de la psicología” y el comportamiento de los inversores como seres humanos, es decir, del behavioral finance o las llamadas finanzas conductuales. “Los seres humanos sufren y dejan que sus emociones impacten en el proceso de inversión, pero es cuando son más alcistas cuando es momento de vender y cuando hay pánico cuando hay que comprar”, dice. Por ello, hace cuatro meses el punto de entrada en el activo era “fantástico”, siempre huyendo de los valores de moda o más “glamourosos”.

 

Buen momento de entrada

Ahora, considera que el momento para entrar también es bueno. Y es que aunque el pánico ha desaparecido, gracias en parte a las medidas que ha tomado el BCE y que han eliminado el riesgo de cola en los bancos para los próximos años, los inversores aún no se sienten cómodos con la renta variable, pues tienen en mente las negativas experiencias de los últimos años, peores que a lo largo de la historia. Y ello mantiene baratas las acciones europeas.

 

Pero Barakos cree además que las malas noticias están más que descontadas y que Europa, y los periféricos, ofrecen valor, si bien augura una continuidad de la volatilidad. “No esperamos sorpresas negativas a nivel empresarial y la macreoconomía parece estar ya descontada, así que las sorpresas podrían venir del lado alcista”, asegura. Aunque de la actividad política poco se atreve a aventurar.

 

Apuesta por España e Italia
En el proceso de inversión de las diferentes estrategias de la gestora (en fondos como JPM Europe Strategic Dividend o las estrategias de generación de rentas) entran a forma parte una mezcla de valoraciones, sentimiento de mercado, macroeconomía y fundamentales.Y Barakos cree que los fundamentales de países como España o Italia no han empeorado e incluso han mejorado con las últimas reformas. “Sobreponderamos España e Italia porque sólo afrontan un problema de liquidez temporal, no fundamental”, afirma, aunque sus posiciones en España les pasaron factura en el tercer trimestre del año pasado. Sin embargo, infrapondera Grecia, Portugal e Irlanda. “Hay mucho valor en España, aunque hay que evitar las trampas de valor”, afirma.

 

La gestora incluye incluso bancos en algunas estrategias, como la de su fondo “value” europeo, debido a sus fuertes descuentos y al castigo irracional sufrido en algunos casos, pero reconoce que en el fondo de dividendos es difícil encontrar nombres que ofrezcan suficiente rentabilidad. Con todo, en su gestión evitan hacer grandes apuestas por países o por sectores.

 

De hecho, Barakos cree que el escenario es bueno para los selectores de valores, algo mucho más importante. Aunque tampoco cree que la selección sea ahora más importante que antes o que el entorno les favorezca especialmente. “Siempre es buen momento y hay oportunidades para el stock picking, aunque sea más difícil en momentos donde las correlaciones son mayores”, matiza.

 

Se conforma con poco
Lo que necesita el mercado para subir ahora es poco: como se espera una caída del PIB del 2% en Europa, Barakos dice que reaccionará positivamente si la recesión es ligeramente menor o incluso si no hay crecimiento. Por ello, para ganar dinero, no cree que sea necesario ese crecimiento. Además, según Barakos, hay grandes multinacionales europeas que hacen que, en conjunto, las empresas del continente generen la mayor parte de sus ingresos en EEUU o el mundo emergente, algo muy positivo.

 

Como claves para vender un activo tan “impopular” como la renta variable europea cree que es fundamental tener un sólido proceso, un probado track record y una también demostrada capacidad de generar alfa, que combina argumentos tanto estratégicos como tácticos, y que les hace creíbles y dignos de confianza. “Los inversores necesitan también más guías macro y de mercados que nunca”, dice, algo que ellos proporcionan. Como respuesta de los inversores, la gestora captó 500 millones de dólares netos en los dos últimos años.

Empresas

Lo más leído