La renta variable es el activo favorito para el 50% de los inversores


Los inversores no son tan pesimistas como podría parecer. Es una de las conclusiones que se desprende de la encuesta realizada por Morgan Stanley entre 200 inversores institucionales del banco que atendieron a su conferencia anual “Global Economics & Strategy Morning”, celebrada el pasado 30 de septiembre en Londres. De ellos, el 57% afirmó que es alcista en los activos de riesgo de cara a los próximos 12 meses, y el 50% escogió la renta variable como su activo favorito para el próximo año, seguido por la renta fija corporativa, con el 24% de los votos. Por la liquidez apostó el 12%, mientras las materias primas aglutinaron el 8% de los votos y sólo el 6% señaló la renta fija gubernamental.

Con todo, los expertos están divididos sobre si se producirá una oleada vendedora hasta finales de año: el 53% cree que así será, frente al resto, que dice que no. En lo que están de acuerdo es en que las bolsas serán el mejor activo donde invertir y que la renta variable emergente dará más rentabilidad que la del mundo desarrollado (según el 63%) . Y ello, pese a que creen que la crisis afectará a estos mercados, que verán debilitadas sus exportaciones y sufrirán salidas de capital. Frente a los emergentes, su región más infraponderada es Europa.

Los inversores ya asumen que habrá recesión en la eurozona –con tres de cada cuatro inversores otorgándole una probabilidad mayor al 40%- , pero hay menos pesimismo sobre la visión sobre EEUU, con sólo un tercio anticipando una contracción económica el próximo año. Sobre el crecimiento de China, el 45% cree que se situará en torno al 7%-8% mientras el 36% votó por un rango de entre el 8% y el 9%. Con respecto a la inflación, 7 de cada diez creen que será mayor al 2% el próximo año, aunque en la eurozona se mantendrá entre el 1% y el 2% en los próximos cinco años, según creen la mitad de los encuestados.

Con respecto a la crisis de la eurozona, el 79% cree que empeorará antes de mejorar y dos tercios consideran que una suspensión de pagos de Grecia contagiaría a otros países de la zona y al sector financiero, mientras el 49% espera que tres o más países reestructuren su deuda hasta finales de 2013. La mitad considera que deben captarse más de 300.000 millones de euros antes de considerar que el sistema bancario de la eurozona está bien capitalizado.

Diferentes actitudes

Con respecto a la actitud ante el mercado, el 30% de los inversores que participaron en la encuesta la describen como de espera al anuncio por parte de los políticos de soluciones creíbles antes de fin de año, en su búsqueda por un buen punto de entrada. Un cuarto de ellos está vendiendo renta variable por la situación macroeconómico y otro 25% está confundido y no está moviendo sus inversiones. Sólo uno de cada cinco inversores está comprando acciones a niveles baratos, en la medida que considera que los problemas macroeconómicos son bien conocidos.

Por su parte, Morgan Stanley apuesta por “no cambiar la cautela y ser pacientes, pues la paciencia es una virtud en los mercados bajistas” y en momentos en los que las incertidumbres seguirán presionando los activos de riesgo. A nivel sectorial, sobrepondera defensivos (telecos y cuidados de salud) e infrapondera cíclicos (bienes de capital y consumo discrecional), así como entidades financieras.
 

Lo más leído