Tags: Latam |

“La renta variable americana se ha vuelto un poco cara”


El 2013 ha sido el cuarto mejor año para la renta variable desde 1970. Sólo los años 1975, 1985 y 1986 fueron mejores. El MSCI World en moneda local creció por encima del 29%, mucho más que las iniciales expectativas de crecimiento de un solo dígito. Cabe destacar los mercados desarrollados. ¿Qué esperar de cara al nuevo año que acaba de comenzar? Según ING Investment Management, “la renta variable podría batir de nuevo a los bonos corporativos en el 2014”.

En la gestora holandesa consideran que el comportamiento de los responsables de las políticas monetarias es crucial para que esto sea así. “Además, las empresas deberán conseguir crecimiento de beneficios, especialmente en Estados Unidos, ya que el mercado de renta variable americano se ha puesto un poco caro”. Por el contrario, la renta variable emergente sentenció su peor rentabilidad relativa desde 1998. Una observación interesante es que la rentabilidad fue motivada en su mayor parte por valoraciones más elevadas.

Tal y como explican los expertos de la entidad, los beneficios globales crecieron un mero 3,5%. “Este patrón de comportamiento no es de extrañar en los puntos de inflexión del ciclo de negocio, ya que los inversores anticipan el rebote de los mercados; aún cuando los beneficios siguen decreciendo. Pero para el 2014 es importante que las empresas arrojen crecimiento de beneficios para prevenir un retroceso de los mercados, especialmente en Estados Unidos”.

A parte del reto de las empresas por mostrar un crecimiento de beneficios, los responsables políticos también tienen otro importante reto en sus manos. Después de todo, el movimiento hacia políticas generadoras de crecimiento y de más estabilidad política fueron cruciales para los mercados en el 2013. Esto tiene que continuar. De este modo, “los sectores de renta variable cíclicos se muestran más atractivos en cuanto a precio que los defensivos”, explican. Y es que, en opinión de los expertos de la firma, el entorno para el buen comportamiento de los cíclicos se mantiene intacto.

“Durante el mes pasado, el G10 economic surprise index volvió a crecer, gracias a los fuertes datos americanos y japoneses. Los sectores cíclicos se han beneficiado moderadamente de esta tendencia y creemos que este cambio de defensivos a cíclicos aún tiene mucho recorrido. Un elemento en el que nos fijamos en detalle es la tendencia del momentum relativo de los beneficios de los sectores cíclicos. Este parece haberse estabilizado en torno a niveles neutrales e incluso comenzado a mejorar durante las últimas semanas. Las valoraciones relativas siguen favoreciendo a los sectores de renta variable cíclicos”, indican.

¿Qué decir sobre las valoraciones actuales?

A juicio de ING IM, las valoraciones han aumentado por encima de su media a largo plazo. “En nuestra opinión esto no significa que caerán en 2014. Las valoraciones incluso pueden expandirse un poco, por lo menos fuera de Estados Unidos. Cuando nos fijamos en las primas de riesgo en Europa (5,5%), Japón (5,3%) y Estados Unidos (3,8%), consideramos que las primas de riesgo en Europa y Japón son atractivas. Está claro que los inversores en EE.UU. ya han anticipado la mejora de perspectivas de beneficios. Esto implica que el mercado americano podría depender más de la mejora de los beneficios subyacentes que otros mercados”.

Con todo esto en la mente, en la gestora mantienen su predicción de crecimiento de beneficios de doble dígito. “Lo que nos llama la atención es el “gap” que se ha formado entre la mejora de los indicadores de sorpresa cíclicos y el aún deslucido momentum de beneficios. El número de “downgrades” aún excede, y de largo, al número de “upgrades”. Estamos algo confundidos por esta divergencia, pero creemos que tiene algo que ver con la inercia de los analistas por adaptar sus datos. De hecho, tienden a ir por detrás del mercado y esperar a una confirmación corporativa de que realmente la tendencia ha cambiado. Aún creemos que se puede remontar, ya que la mejora de los datos económicos sigue ampliándose. Con todo, mantenemos nuestras perspectivas de crecimiento de beneficios para el 2014 en un escaso doble dígito”.

Lo más leído