La renta fija es diferente: la ventaja activa


TRIBUNA de Jamil Baz, PIMCO. Comentario patrocinado por PIMCO.

Pregunte a un inversor si la mayor parte de los fondos de renta fija de gestión activa superan en rentabilidad a sus homólogos de gestión pasiva. La respuesta probablemente será no.

Al fin y al cabo, si un inversor logra batir al mercado, otro deberá quedarse a la zaga. Las estrategias activas acarrean unas comisiones más elevadas, por lo que la mayoría debería mostrar unos resultados inferiores a las estrategias pasivas de menores comisiones. La reciente cobertura mediática en torno a la rotación desde los fondos de gestión activa a los fondos de gestión pasiva —aunque concentrada principalmente en el mercado de renta variable— no hace sino reforzar esta percepción.

De nuestros análisis se desprende una conclusión diferente, al menos para la renta fija, aunque probablemente también para la renta variable.

Como muestra el siguiente gráfico, la mayor parte de los fondos cotizados (ETF) y los fondos de gestión activa en el segmento de la renta fija superaron a la media de sus homólogos de gestión pasiva (después de comisiones) en los últimos periodos de 1, 3, 5, 7 y 10 años, y el 63% reveló un mejor comportamiento en los últimos 5 años. Por el contrario, la mayoría de las estrategias activas de renta variable no lograron superar a la media de sus homólogas pasivas durante el periodo. Solo el 43% experimentó una trayectoria superior en el último lustro. En cualquier otro periodo, el porcentaje es aún más bajo.

PIMCO1

La renta fija es diferente

En nuestra opinión, las estrategias activas de renta fija han cosechado un mayor éxito que los enfoques activos de renta variable por la exclusiva estructura que presenta el mercado de renta fija. Tenga presente lo siguiente:

  • Los inversores no económicos representan cerca del 47% del mercado mundial de renta fija valorado en 102 billones de dólares. Los bancos centrales, las compañías de seguros y otros inversores no económicos no suelen tener como objetivo la generación de alfa. A título de ejemplo, los bancos centrales podrían comprar bonos para debilitar su divisa o catapultar la inflación y los precios de los activos. Los bancos comerciales y las compañías de seguros podrían prestar más atención al rendimiento contable o a las calificaciones crediticias que a la rentabilidad total. El resultado: los inversores no económicos dejan el potencial de alfa sobre la mesa para los gestores activos de renta fija.
  • La composición de los índices de renta fija cambia con frecuencia. Cuando los valores de renta fija se incorporan a un índice o lo abandonan, sus precios tienden a aumentar o disminuir a medida que los inversores pasivos se apresuran a comprar o vender. Los inversores activos buscan anticipar y aprovechar esos cambios.
  • Los bonos, a diferencia de las acciones, llegan a su vencimiento después de ciertos años, lo que conlleva una mayor rotación en el mercado de renta fija. Los nuevos valores representan alrededor del 20% de la capitalización del mercado de renta fija cada año, en comparación con el 1% aproximadamente de los mercados de renta variable. Cabe reseñar que, por lo general, estos valores se ofrecen a precios rebajados para estimular la demanda. Ahora bien, estos descuentos no suelen estar disponibles para los gestores pasivos, que tienden a adquirir nuevos valores cuando se incorporan a un índice, con frecuencia un par de semanas después de que se hayan emitido.
  • Los sesgos estructurales pueden constituir una fuente importante de valor añadido duradero. A modo de ejemplo, los gestores activos pueden centrarse en factores como la duración y las exposiciones al crédito de alto rendimiento, las hipotecas, las divisas de elevado rendimiento y otras fuentes de alfa potencial.

En resumen, la llamada eficiencia informativa dificulta la tarea de batir a los mercados de renta variable. No obstante, creemos que este no es el caso de la renta fija, ya que, en este segmento, los inversores pasivos y no económicos persiguen objetivos que no tienen que ver en exclusiva con la rentabilidad total.

Lisa y llanamente, la renta fija es diferente.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído