La reforma fiscal perjudicaría menos a las IIC que a otros productos


La subida de impuestos anticipada por el Gobierno supondría una penalización al ahorro, pero para los fondos y sicav resultaría menos perjudicial que para el resto de productos financieros. Así lo entienden las gestoras consultadas por fundspeople.com, aunque las consecuencias finales para el sector no se podrán anticipar mientras no se establezcan de forma definitiva las líneas de la nueva reforma fiscal, que no se conocerán hasta la presentación de los Presupuestos Generales del Estado.



Por el momento, la opción más probable es que el Ejecutivo incremente el tipo único con el que se grava las plusvalías de todos los productos financieros. Así, la tributación del rendimiento del ahorro podría pasar del 18% al 20%-25%. Sin duda, una mala noticia para los ahorradores, aunque desde las principales gestoras aseguran que podría resultar beneficioso para las IIC en términos comparativos con otros vehículos. Por ejemplo, un inversor en depósitos podría preferir optar por un fondo de renta fija, ya que le permitiría retrasar el pago de impuestos mientras la reforma fiscal estuviera en vigor.



“Si se produjera una reforma de estas características, las consecuencias serían negativas porque desincentivarían el ahorro, pero tendrían un efecto marginalmente positivo para los fondos gracias al diferimiento fiscal, por lo que el efecto conjunto sería más o menos neutral”, comenta Javier Mazarredo, director de negocio global de Santander AM.



Alternativas

Otra posibilidad es que el Gobierno opte por modificar la fiscalidad de algunos productos financieros, dejando a los demás con el tipo único del 18%. Pero los expertos consideran que esta opción no es muy probable. “Antes había algunos productos que tributaban al tipo marginal, pero ahora todos lo hacen a un único tipo impositivo y técnicamente es complicado dar marcha atrás”, explica Guillermo Canalejo, abogado fiscalista de Uría Menéndez. Canalejo considera más probable que apliquen la reforma a todos los productos financieros sin excepción. “Por ejemplo, no tendría sentido que gravasen de forma especial los dividendos porque en ese caso nadie invertiría en bonos”, comenta.



Por su parte, Martí Rabassa, director ejecutivo de Caixa Catalunya Gestió, apunta que un aumento de la fiscalidad supondría un incentivo para la salida de capitales al extranjero. “Se ganaría más adoptando medidas que permitieran la recuperación del capital que hay fuera”, opina.



La huída de capitales podría ser especialmente acusada si el Gobierno decidiera aumentar el impuesto de sociedades, que actualmente asciende al 1% tanto en fondos como en sicav. Si esto sucediera, los ahorradores podrían optar por invertir en fondos extranjeros donde en muchos casos el impuesto de sociedades es del 0%.



Las sicav también tributan

En este sentido, la ministra de Economía, Elena Salgado, ha anunciado que la nueva reforma no modificará el impuesto de sociedades en las sicav, para evitar deslocalizaciones, aunque no ha puntualizado expresamente qué ocurrirá con los fondos.



No obstante, los expertos puntualizan que las sicav no se van a quedar fuera de la reforma. Las plusvalías generadas por este tipo de sociedades continúan siendo susceptibles de sufrir un aumento en la tributación, ya que al igual que los fondos y el resto de productos financieros están sujetas al tipo único del 18%, que es el que el Gobierno probablemente modificará al alza.

Lo más leído