La reestructuración del negocio de banca privada: un paso obligado


Las entidades de banca privada españolas coinciden en que hay un antes y después en el negocio como resultado de la crisis financiera desencadenada en 2008, ante la desorientación de los inversores, la nueva regulación y la competencia de los depósitos. “El mercado está roto y no hay alternativas a las altas rentabilidades que ofrecen los depósitos. Por ello, hay que cambiar el modelo”, aseguraba Alfonso Martínez Parras, director general de BNP Paribas Wealth Management en unas jornadas sobre banca privada celebradas recientemente en Madrid. Para hacerlo, algunas claves serían la instauración de procesos más rigurosos y el cambio en la oferta para atraer a un inversor más exigente y hacer frente a la competencia de los depósitos.

 

“Con un mercado de crédito cerrado –muchas financieras están atrapadas en mercados inmobiliarios poco líquidos- y sin un mercado inmobiliario al que acudir, el cliente está confuso y asustado y no realiza transacciones”, comentaba Parras. La amenaza está en los depósitos, que cuentan ya casi con el 50% del mercado, y también en la regulación que impone mayores costes ante iniciativas como MiFid según el experto.

 

Pero el escenario también podría abrir oportunidades, obligando a instaurar procesos más rigurosos, de due diligence y de producto. “Lo hemos vendido como limitación y hay que cambiar el enfoque y verlo como oportunidad para conocer más datos de los clientes o ver qué nos compran y qué no debido a su perfil de riesgo”, comentaba Borja Lacalle Noriega, director comercial de Banco Urquijo, convencido de que el entorno “debe ser una fortaleza y no una debilidad”.

 

“Aún no se ha posado el polvo tras la crisis”, comenta Manuel Sánchez del Valle Alfaro, director general de Banca Privada de Banco Popular. El experto considera que la consolidación y reestructuración de la industria traerá consigo paro y que muchos profesionales montarán EAFI con sus antiguos clientes, pero que la mayoría serán personas jurídicas, no banca personal ni privada, pues sus necesidades son distintas. “El cliente será más y más exigente con los resultados, algo clave para generar confianza”, explica.

 

En este punto, considera que su inversión, muy conservadora y centrada hasta ahora en el mercado inmobiliario y de deuda –que exige menos asesoramiento- cambiará. “La gente se dará cuenta de que necesita una planificación integral de sus cuestiones patrimoniales, no sólo financieras, pues ya no puede contar con las subidas del activo inmobiliario”, comenta. Algo que generará más demanda en el futuro.

 

Fin o no de los depósitos de alta remuneración
En lo referente al fin de los depósitos hay discrepancias. Según Parras, la tendencia es a una limitación del dinero invertido en estos vehículos en un entorno de bajos tipos, pues llegará un momento en que tendrá que acabarse, lo que supondrá una oportunidad. “El fondo de garantía de depósitos tiene límites y dejarán de romper el mercado. La cuestión es quién se quedará con el pastel y lo rentabilizará”, afirma. Se muestra de acuerdo Lacalle, que argumenta que ya no hay grandes ofensivas masivas y que la oferta se ha reducido y personalizado.

 

Para Emilio Andreu, de la entidad luxemburguesa con origen en Andorra Andbanc, la guerra de los depósitos no acabará a corto plazo. “Mientras los mercados estén como están ahora no hay otra opción, nos guste o no, hasta que lleguen los vencimientos”. El experto se pregunta “cuándo dejaremos de vender fondos garantizados” para poder ofrecer alternativas al mercado.

 

Por su parte, Sánchez del Valle cree que la situación no cambiará mucho aunque sí cambiará la intensidad en los tipos, ya que hasta ahora los tipos altos se han debido a la urgente necesidad de las compañías de solucionar sus problemas de desequilibrio de liquidez de más de 200.000 millones de euros. “Cuando los mercados se adecenten en 12 o 18 meses, empezaremos a ver más demanda de productos de inversión, por parte de sectores que han acumulado liquidez”, explica.

Noticias relacionadas

Lo más leído