La recuperación en España será más lenta que en otros países europeos


Según Azad Zangana, economista europeo de Schroders, la recuperación de la economía española será bastante lenta comparada con la de otros mercados europeos debido a algunos desequilibrios estructurales.



Zangana recuerda que el peso de la construcción sobre el PIB español es muy elevado en comparación con otros países. Por otro lado, el paro se encuentra en tasas muy elevadas. “El problema fundamental de la economía española es la falta de productividad. Para ello, España tiene que realizar mejoras en materia educativa. Pero estas medidas llevan su tiempo y podrían pasar aún entre 5 y 7 años antes de que las mejoras en la formación supongan un cambio visible en la siguiente generación”, dice.



En cuanto a la crisis inmobiliaria, el alcance es difícil de determinar. El escaso número de transacciones implica una distorsión en los precios. Hasta ahora se ha producido una caída del 30% en el valor de la vivienda, pero según el experto aún le podría faltar otro 10% de caída. “Éste podría ser el suelo en términos nominales, pero en relación con el salario medio los precios continúan siendo caros”, explica.

En términos de riesgo, la situación es similar a la del mercado británico, que también cuenta con una burbuja inmobiliaria. En cambio, el sistema financiero británico es muy distinto, ya que ha estado expuesto a activos de más riesgo. En su opinión, los bancos españoles son más conservadores y han sabido bregar mejor con la crisis. Además, en su caso la ratio LTV (loan to value) no es tan alta como en los bancos británicos.



Respecto al paquete de medidas implementado por el gobierno español para combatir la crisis, Zangana dice que están destinadas a estimular la demanda y que, por el momento, aún no se han visto todos los efectos. No obstante, la confianza del consumidor ha aumentado y desde el punto de vista bancario las ayudas públicas están funcionado, ya que aún no se ha producido ningún default. Sin embargo, en opinión del experto, España debería llevar a cabo más políticas de oferta mejorando la competividad del mercado laboral.

Otro de los problemas de la economía española es el déficit público, que se encuentra en niveles del 10%. En este sentido, pertenecer a la Europa del euro impide recurrir a medidas como la devaluación de la moneda, si bien tiene otras compensaciones como la estabilidad de los precios y el acceso a las ventanas de liquidez del BCE. “Sin depreciación y con políticas fiscales adecuadas se puede salir de la crisis”, afirma.



Mirando a Europa

Zangana considera que lo peor ha quedado atrás en términos globales. Europa se está recuperando gracias a los estímulos fiscales, aunque aún habrá que estar pendientes del ciclo de inventarios en la economía alemana. En todo caso, el crecimiento ya no se producirá al mismo ritmo que en las pasadas décadas.



En materia monetaria, el experto no cree que vayan a producirse nuevas subidas hasta la segunda mitad de 2010. Los tipos podrían llegar hasta el 1,5%. “Todo dependerá de la liquidez y del nivel de los préstamos. También del crecimiento; cuando el paro haya tocado techo, entonces subirán”, comenta. Por otro lado, el economista de Schroders no tiene una expectativas de inflación muy elevadas para la zona euro en los próximos dos a tres años, aunque dependerá del comportamiento de la economía alemana y de la evolución en el precio de la energía.



Por sectores, Zangana considera que los cíclicos están mejor posicionados aunque dependerá del nivel de crecimiento económico. Además, estos sectores están sobrevendidos por lo que su potencial de revalorización es mayor, una vez comience a recuperarse la confianza del consumidor.

Empresas

Lo más leído