La propuesta de Natixis-Loomis en renta fija: flexibilidad y diversificación


Los tipos de la deuda del Tesoro estadounidense están adquiriendo atractivo, especialmente comparados con sus homónimos europeos, a pesar de las expectativas de que la Reserva Federal podría endurecer su política monetaria.

La mayoría de los inversores espera que la Fed comience a subir tipos a mediados de 2015, pero cualquier insinuación sobre un adelanto de esa fecha podría dañar especialmente a las emisiones a corto plazo, que son las más vulnerables a las subidas de tipos. Mientras tanto, las emisiones del Tesoro a largo plazo permanecerán estables apoyadas en la búsqueda global de rentabilidad.

Los bonos corporativos  estadounidenses emitidos por empresas de baja calificación obtenían en agosto una rentabilidad de 1,56 por ciento, las emisiones con grado de inversión un 1,49 por ciento y las emisiones de entidades municipales un 1,15 por ciento, según datos de Barclays PLC. Todos los retornos –incluyen apreciación en su cotización y pagos de cupones -superaban el 1,06 por ciento del mercado de bonos del Tesoro.

Durante agosto, fondos y ETFs de bonos gravables de EEUU han registrado un aumento de patrimonio de 8.600 millones de dólares (aproximadamente 6.557 millones de euros) sumando un total de 64.300 millones (aproximadamente 49.024 millones de euros) en el acumulado anual. Un comportamiento que se hace eco en las entradas netas de la categoría VDOS de Renta Fija Internacional USA que en el año suma 210 millones de euros. La categoría obtiene una rentabilidad de 8,36 por ciento durante el año.

Uno de los fondos con mejor comportamiento durante el año en esta categoría es la clase I/A en dólares de  NATIXIS IF (DUBLIN) I - LOOMIS SAYLES MULTISECTOR INCOME FUND con un 11,63 por ciento de rentabilidad, según VDOS.  Puede invertir en valores de emisiones estadounidenses e internacionales de diferentes calificaciones, así como con exposición a divisa extranjera. El fondo aporta un alto grado de diversificación a una cartera tradicional de bonos, debido a su baja correlación con el índice Barclays US Aggregate Bond Index.

Con el objetivo de obtener elevados retornos, tanto por apreciación de su capital como por el pago de cupones, sigue un estilo de inversión flexible, con un enfoque multisectorial que incluye tanto emisiones corporativas con grado de inversión como de high yield, pudiendo invertir en emisiones de renta fija emergente no denominadas en dólares e incluso convertibles y acciones. Sigue una estrategia long only, constituyendo la selección de valores su principal fuente de alfa.

El equipo gestor del fondo lo integran Dan Fuss, Elaine Stokes y Matt Eagan. Con 56 años de experiencia en el sector, Dan Fuss se incorporó a Loomis, Sayles & Company en 1976, gestionando el NATIXIS IF (DUBLIN) I - LOOMIS SAYLES MULTISECTOR INCOME FUND desde 1995. Es vicepresidente de la compañía, habiendo recibido el Premio Milwaukee Lifetime Achievement Award de la Asociación CFA en 2013 y  una nominación para la Fixed Income Analysts Society’s Hall of Fame de analistas de renta fija, en reconocimiento a su contribución y logros alcanzados en análisis de valores y carteras de renta fija, en 2010. Ha sido también presidente de la Boston Security Analysts Society en dos ocasiones. Es licenciado y MBA por la Universidad de Marquette. Sirvió en la US Navy entre 1955 y 1958 con el grado de teniente.

El proceso inversor combina una selección de valores bottom-up con un enfoque global macroeconómico disciplinado. El equipo de tres gestores es responsable de la construcción de la cartera, apoyándose en el análisis fundamental y macro del equipo de análisis de Loomis Sayles.

Con la flexibilidad para invertir en renta fija de cualquier parte del mundo, el fondo ha construido su estrategia alrededor de cuatro temas principales: 1) obtener una rentabilidad competitiva para limitar las consecuencias de subidas de tipos 2) evaluar cada idea de inversión, basándose en su potencial para generar retornos positivos 3) minimizar el riesgo de mercado, haciendo uso de estrategias defensivas cuando sea necesario para reducir el riesgo de tipos de interés e 4) invertir fuera de EEUU para ganar exposición a bonos que no estén denominados en dólares y a otras oportunidades globales.

Las cinco mayores posiciones del fondo incluyen cuatro emisiones de Bonos del Tesoro y una emisión de bonos soberanos canadienses. Otras posiciones notables incluyen bonos mejicanos, un país que, con un crecimiento relativo estimado fuerte, se espera se beneficie del mayor crecimiento estadounidense, de las reformas económicas y el aumento de competitividad global, con rentabilidades sólidas. Otra de las mayores posiciones es una emisión convertible de Intel Corporation, Morgan Stanley y Telecom Italia.

La evolución histórica del fondo por rentabilidad lo identifica como uno de los mejores durante los periodos anuales de 2010, 2012, 2013 y el actual 2014, situándose en el primer quintil. Por volatilidad, obtiene también excelentes resultados, posicionándose en el quintil cinco tanto a tres años (6,20%) como a un año (3,78%) con una Sharpe de 2,30 por ciento en el último periodo anual y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 3,78 por ciento. La inversión mínima requerida para suscribir este fondo es de 100.000 dólares (aproximadamente 76.216 euros) aplicando a sus partícipes una comisión global única de 0,90 por ciento.

De acuerdo con el equipo gestor, las expectativas económicas en EEUU continúan siendo positivas, apoyadas por la mejora del mercado laboral y residencial, y esperan que la inflación se mantenga contenida. Esperan una presión modesta de las TIR estadounidenses para el resto del año, mientras que en Europa, las expectativas de menor crecimiento deberían suponer menor presión en los tipos de interés, con China consolidando su giro hacia un crecimiento más lento y los Bancos Centrales manteniendo su estrategia de apoyo al mercado.

Estiman que los riesgos geopolíticos continúan estando presentes y es necesario vigilar su evolución. En crédito, los fundamentales (perfiles de crédito) se mantienen a buen nivel, con un flujo sólido durante el año, si exceptuamos la renta fija high yield durante julio. En este escenario, la flexibilidad es clave. Mantienen su estrategia de carry e ingresos por cupones, pero con un mayor enfoque en aportar mayor valor a través de la selección de bonos. Considerando la extraordinaria evolución de la renta fija, mantienen algunas reservas para aprovechar posibles oportunidades de compra si la volatilidad aumentara. Mantienen asimismo una duración inferior a la del mercado, minimizando la sensibilidad a cambios en tipos de interés.

Los resultados alcanzados por el fondo en los últimos tres años, en que consigue combinar retornos superiores con un nivel de volatilidad reducido, posicionan a este fondo entre los mejores de su categoría y lo hacen merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Noticias relacionadas

Lo más leído