La propuesta de BNY Mellon en retorno absoluto


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de análisis de VDOS.

Las expectativas de crecimiento económico para la segunda mitad del año y 2017 se han reducido tras la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea. Se ha abierto un periodo de incertidumbre política que puede tener consecuencias económicas por el descenso en la confianza inversora, tal como se ha visto ya en el dato del índice alemán ZEW de confianza del inversor.

En este marco de incertidumbre, es importante proteger las carteras de posibles riesgos, con una mayor diversificación a través de una selección de activos flexible y un enfoque libre en la formación de la cartera.

Siguiendo este estilo de gestión, la clase C de acumulación en euros de BNY Mellon Global Real Return Fund obtiene en el año una rentabilidad de 7,50%. El fondo se propone alcanzar un rendimiento de una tasa de efectivo (EURIBOR un mes) + 4% cada año, con un horizonte de inversión de cinco años. Para alcanzar este objetivo invierte libremente en una amplia gama de clases de activos, manteniendo una exposición al riesgo razonablemente moderada.

La filosofía de inversión de Newton se basa en la convicción de que ninguna compañía, mercado o economía puede ser considerado de forma aislada, sino que debe ser entendido dentro de un contexto global. Por ello creen que, en un mundo crecientemente interconectado, las expectativas sobre clases de activo y valores y la decisión sobre el tipo de activo en que invertir en la estructura de capital de una compañía, sólo puede evaluarse adecuadamente entendiendo los sucesos, tendencias y presiones competitivas mundiales. El equipo gestor también cree que una perspectiva geográficamente limitada en la selección de valores, coartaría la habilidad de un gestor al identificar e invertir en los valores más sólidos, y no permitiría la suficiente exposición a tendencias económicas de calado a largo plazo.

El equipo de Real Return de Newton está integrado por siete miembros, incluyendo tres gestores de cartera, dos subgestores, un estratega de riesgo, derivados con responsabilidades de gestor, y un administrativo. El gestor principal del fondo es Aron Pataki, gestor global y estratega de carteras de rentabilidad real, con un enfoque especial en el uso de derivados y en cobertura. Aron es también el gestor líder de la estrategia Euro Real Return. Aron se incorporó a Newton en 2006 como miembro del equipo de análisis de carteras, responsabilizándose del análisis de riesgo y la construcción de carteras tanto institucionales como retail. Con anterioridad, fue analista cuantitativo en Lacima Group. Suma una experiencia en el sector de 13 años.

El proceso inversor comienza con la identificación de los temas de inversión, base para comprender las potentes fuerzas de cambio que afectan al universo de las oportunidades de inversión y que ayudan al equipo gestor a identificar los beneficiarios de tales cambios y a subrayar las áreas de riesgo. La ventaja de este enfoque es que dirige a los analistas y gestores hacia oportunidades globales de inversión y destaca aquellos valores que, con las características adecuadas, cuentan con valoraciones atractivas.

Las ideas generadas por el equipo global de análisis, incluyendo sus analistas de crédito, se discuten para llegar a un acuerdo que se aplica de forma consistente a todas las carteras. En el caso del BNY Mellon Real Return Fund (EUR) se considera una dimensión adicional para la construcción de la cartera. Al buscar un retorno real absoluto, es necesario ser consciente de los criterios de inversión a los que debe darse prioridad en un entorno de inversión dado. Estos criterios podrían considerarse filtros adicionales al proceso general de construcción de carteras, un proceso en el que el factor clave es la preservación del capital, considerando su objetivo de rentabilidades superiores y baja volatilidad.

El gestor construye la cartera seleccionando valores de diversos mercados y tipos de activo. Esto significa que las ideas no se generan únicamente a partir de comparativas entre compañías, mercados y valores, sino que se construyen en un contexto verdaderamente global. Este carácter holístico en la construcción de la cartera es considerado por la gestora una ventaja competitiva respecto a la inversión tradicional referenciada a un índice. Por ejemplo, en un entorno de bajo crecimiento, baja inflación y bajos retornos, el equipo gestor favorece las empresas de elevada calidad, capaces de generar flujos de caja y que ofrecen un rendimiento por dividendo atractivo. En un entorno diferente en el futuro, podrían interesarse por valores con diferentes características.

La cartera final incluye entre sus mayores posiciones emisiones a diferentes plazos y fechas de vencimiento de pagarés del tesoro de EE.UU. (16,63%), y de Australia (Commonwealth) (5,92%); así como de la compañía de servicios profesionales de información Wolters Kluwer (2,57%), el fondo cotizado Ishares Physical Metals Plcishares Physical Gold ETC USD (2,55%), y el Pagaré cotizado Source Physical Markets Plcsecured Gold Linked Note (USD) (2,21%). Por tipo de activo, el 44,25% corresponde a renta variable, un 33,42% a renta fija y un 11,51% a metales preciosos. Por sector, salud (10%), servicios de consumo (8,65%), utilities (6,71%), bienes de consumo (5,10%), e industriales (4,50%) representan las mayores ponderaciones en la cartera del fondo.

La historia de rentabilidades del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2016, batiendo al índice de su categoría durante 2013 y 2014. A tres años, registra un dato de volatilidad bastante controlado de 4,24% y de 4,93% en el último año, posicionándose en ambos periodos en el quintil cuatro por tal concepto. En este último periodo, su Sharpe es de 1,22 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 5,29%. La suscripción de la clase C de acumulación en euros de BNY Mellon Global Real Return Fund requiere una aportación mínima de cinco millones de euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1 % y de depósito de hasta 0,15 %.

La estrategia de retorno real de Newton supone un enfoque holístico de inversión, que considera tanto riesgo como retorno, para obtener retornos superiores con menor volatilidad que la asociada normalmente con valores de crecimiento. Un enfoque que el equipo gestor estima que tiene un lugar permanente en las carteras. El ciclo de desapalancamiento que el equipo gestor espera que ocurra, llevará a un mercado de menores retornos y mayor volatilidad. Unas condiciones particularmente difíciles en las que el enfoque holístico de retorno real cuenta con ventajas considerables en cuanto al retorno ajustado por riesgo.

El proceso de Newton es capaz de generar una amplia variedad de buenas ideas de inversión, basadas en un análisis temático de las principales fuerzas de cambio a largo plazo a nivel mundial. Invertir al precio correcto, en áreas impulsadas por factores estructurales favorables o con cualidades de refugio, debería aportar cierto margen de seguridad. Aunque resulta imposible inmunizar completamente al fondo frente a la volatilidad potencial del mercado, sí tratan de asegurar que los flujos de caja que subyacen a sus inversiones son relativamente sólidos en un abanico de escenarios posibles.

El fondo obtiene un resultado sostenidamente positivo en los últimos cinco años, con un comportamiento especialmente notable durante el difícil periodo vivido en el actual 2016, manteniendo al mismo tiempo un reducido nivel de volatilidad, haciéndose merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

BNY_MELLON_GLOBAL_REAL_RETURN_FUND

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

 

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído