La propuesta de AXA IM en renta fija emergente


"Los mercados emergentes siguen siendo el mejor sitio donde estar invertido”. Así de claro lo tiene Damien Buchet, responsable de renta fija de esos mercados en AXA IM. Buchet lleva 20 años invirtiendo en los países en vías de desarrollo, primero en renta variable y posteriormente en renta fija y, asegura, que el momento actual de estos mercados es muy robusto.

 

Buchet gestiona fondos y mandatos por valor de 2.000 millones de dólares, junto con un equipo de ocho personas distribuidas en las oficinas de París y Singapur de la gestora. Cuentan con un fondo de deuda emergente denominada en dólares que invierte tanto en deuda pública como privada y otro en moneda local.

 

Buchet destaca los sólidos fundamentales de los emergentes y su crecimiento sostenible, frente a la crisis que vive la zona euro. “El problema es que no hay crecimiento en Europa; se pueden hacer cosas pero sirven sólo a corto plazo, la situación durará más de lo que la gente espera”, dice.


“Los inversores en emergentes saben cómo se desarrollan las crisis soberanas porque son los únicos que han pasado por ello y la lección es que deberías esperar lo inesperable. Las teorías, en momentos de crisis, no aplican más porque las emociones influyen decisivamente en las inversiones”, dice.

 

“En los último dos años se ha vivido una especie de negación de la realidad con Grecia, cuanto más rápido aceptes los problemas, más rápido podrás buscar soluciones”, dice. “Italia necesita ajustes, Grecia terminará por hace default y España necesita solucionar sus problemas bancarios. La solución para Europa es aceptar un euro más débil y que el BCE tiene que comprar deuda y decirlo para transmitir confianza”.

 

En cuanto a los emergentes, Buchet apunta que siguen dependiendo de la demanda externa, ya que pese a que sí se está viendo un traslado del PIB de las exportación al consumo interno, es algo que lleva tiempo.” Pero los emergentes siguen siendo el mejor sitio donde estar actualmente”, recalca. “Ahora, lo bueno es tener liquidez disponible para aprovechar las oportunidades que se vayan dando en el mercado”.

 

Respecto a la gama de productos de AXA IM en esta clase de activos, Buchet apuestan por una inversión global más que regional porque consideran que el mercado no está suficientemente diversificado. “Los fondos en dólares y en moneda local son complementarios. Mientras que los inversores privados prefieren la moneda local, los institucionales apuestan por la de dólares y, por tanto, este tipo de activo tendrá menor volatilidad”.

 

El AXA Global Emerging Markets Bonds tiene un patrimonio de 106 millones de dólares. La duración media de su cartera es de 12 años, invierte en 77 nombres, con un rating medio de BB+. A tres años, el fondo acumula una rentabilidad del 18,8%.

 

Por su parte, el AXA Global Emerging Markets Local Currency Bonds se lanzó a finales de 2010 y este año se ha revalorizado un 2,2%. Sus mayores posiciones actualmente están en Turquía, Indonesia y Sudáfrica, con una duración media de 6,3 años y un rating de BBB.
 

Empresas

Lo más leído