“La prioridad de los clientes de banca privada es preservar el patrimonio”


Rentabilidad, liquidez y seguridad son los tres elementos que deben regir una inversión. Y, desde que se desató la crisis, los clientes de banca privada priorizan cada vez más los dos últimos. Desde Banif explican que lo esencial ahora ya no es batir al índice, sino proteger el capital. Por tanto, la entidad ha optado por eliminar el límite mínimo de inversión en renta variable en todos los perfiles de riesgo de sus carteras gestionadas, incluidos los más agresivos. “Antes estábamos más volcados en obtener rentabilidad, pero ahora la prioridad de los clientes es preservar el patrimonio”, señala José Manuel García de Sola, director general de Banif.



Fraudes como el de Madoff han empujado a los clientes a ser más desconfiados, por lo que, según García de Sola, ya no se fían de los productos que ofrecen rentabilidades muy elevadas en el corto plazo y exigen información constante y acceso a los especialistas. “Ahora nos piden ver los títulos que lleva la cartera de un fondo de inversión”, comenta. En este sentido, el vehículo fondo sigue contando con la confianza del experto de Banif. “Creo que es el más eficiente que existe en el mercado, no hay otro”, añade.



En cuando a la distribución de productos, en Banif seguirán apostando por la arquitectura abierta, aunque con un mayor control del riesgo y vigilancia de los proveedores. Por otro lado, y dado el escenario de gran volatilidad que prevén para 2010, consideran que será necesaria una gestión activa de las carteras en la que primará la selección de valores.



Desde la perspectiva del negocio de banca privada, en la entidad prevén un menor margen financiero a raíz de la imposibilidad de una mayor caída de tipos; el desapalancamiento de los clientes seguirá su curso y, de cara al mercado, los inversores podrían verse empujados a asumir mayores posiciones de riesgo, animados por la recuperación económica y la escasez de alternativas de inversión.



Esta situación podría resultar beneficiosa para las entidades de gestión de patrimonios, cuyos ingresos se han visto muy mermados en la crisis, debido a que el mix de producto se ha vuelto cada vez más conservador. En Banif, cerca del 80% de los clientes tienen carteras conservadoras y moderadas, con una rentabilidad media en 2009 de entre el 3% y el 5%.



El beneficio antes de impuestos de la entidad en 2009 rondaba los 38,7 millones de euros, un 5% menos que en 2008 y hasta un 58% por debajo de los obtenidos en 2007. No obstante, las previsiones de la filial de Santander para este año son positivas y pronostican un crecimiento de los resultados del 10%.



Lo más leído