Tags: Negocio |

La presión de costes dibuja un escenario de concentración en la industria de fondos extranjera


Si hay algo en lo que prácticamente han coincidido las entidades participantes en el XI Encuentro Nacional de Inversión Colectiva, organizado por la Apd, Deloitte e Inverco, es que la industria de fondos tendrá menos integrantes en el futuro. “Preocupación por el medio ambiente, entorno de tipos cero, envejecimiento demográfico, digitalización del inversor y eficiencia de costes”. Así resumía Mariano Arenillas, director general de DWS International, los principales retos a los que se enfrenta la industria hoy en día. Algo que influye a nivel global y que ha traído y traerá como resultado muchas operaciones corporativas.

Un punto de vista que comparte José Caturla, consejero delegado de Andbank Wealth Management: “Vamos a ir hacia dos tipos de entidades, unas que serán muy nicho y aportarán realmente valor y otras macroentidades que tendrán una gestión más pasiva, enfocada a otro perfil de cliente, y donde claramente las rentabilidades exigidas deberán de ser distintas. El gran riesgo es quedarse en medio”, ha advertido el experto. De igual modo, Sol Hurtado, directora deBNP Paribas AM, apuntaba: “Los márgenes están cayendo y veo complicado que suban, como mucho se mantendrán”.

Y es que el entorno regulatorio y, sobre todo la presión de costes en un escenario de bajos tipos de interés, donde ofrecer rentabilidades sin asumir riesgos se ha vuelto casi imposible, pone más presión sobre el sector. “Hay una polarización no solo desde el punto de vista de la capacidad de gestión sino también desde el punto de vista de rentas”, ha explicado Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM. Según explica el experto, se trata de crear un ecosistema a través del cual acercarse al cliente y en el que hay tres factores fundamentales: “Tenemos que ser capaces de vender las estrategias de producto, innovar en las soluciones de inversión y formar parte del mundo digital. Reinventarnos, ser eficientes y dar un valor añadido claro en los servicios que ofrecemos”, ha puntualizado.

Para ello, es importante hacer una labor pedagógica con los clientes. “Si no hacemos esa función tenemos un poder de fijación de precios cero”, ha afirmado Javier Alonso, director general de Credit Suisse Gestión. Según Alonso, “queremos salvar la industria a costa de mayor riesgo del partícipe, y cuando llegue una crisis veremos que cae el patrimonio o el inversor tiene miedo. Porque le estamos llevando ahí”, ha advertido.

Con respecto a las decisiones de inversión, Luciano Díez-Canedo, presidente de UBS Gestión, reconocía tener dudas de que incorporar más riesgo a las carteras sea el camino a seguir. “Nosotros estamos tratando de segmentar las carteras de nuestros clientes teniendo en cuenta el horizonte temporal de las inversiones”, explicaba.

Ser socialmente responsables

El otro trending topi en el Encuentro ha sido precisamente la inversión socialmente responsable. “La ESG está aquí para quedarse, estamos convencidos de que aporta valor. Y aunque queda mucho camino por recorrer de aquí a cinco años no se hablará de ISR como algo distinto sino que formará parte de las empresas”, reconocía Hurtado.

Tanta es la importancia que se le da desde la industria que Raúl Fernández, de Amundi Iberia, reconocía que se han comprometido en su Plan estratégico que en tres años el 100% de los activos de la gestora sean responsables. “ A nivel regulatorio, cada vez nos parecemos a países otros países europeos, el integrar criterios ESG nos permite hacer un control más fino del riesgo y eso empuja a tener rentabilidades superiores”, aseguraba.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído