“La posición táctica en bunds y treasuries es costosa, pero necesaria en el actual entorno”


AXA Investment Managers lo tiene muy claro. En un entorno de incremento del riesgo cíclico y persistencia del sistémico, la imprudencia puede conducir a la calamidad. Y es que, actualmente, no hay muchos indicios que permitan ser optimistas, más aún teniendo en cuenta que la economía mundial siguió su desaceleración durante el segundo trimestre del año. De cara al tercer trimestre las cosas no tienen visos de mejorar. Al menos, según las estimaciones de la gestora francesa, que espera unos datos del sector industrial que, en su opinión, “deberían permanecer débiles entre julio y septiembre”.

En un informe publicado por la entidad en su página web, AXA IM considera que “más inquietante aún le resulta la ralentización que está experimentando el sector industrial estadounidense”. En China, no obstante, la firma entiende que los datos apuntan a que el crecimiento de la segunda economía del mundo sigue resistiendo. En términos generales, la gestora espera un recorte de los tipos de interés por parte de las autoridades monetarias de los países emergentes, así como una flexibilización monetaria en los mercados desarrollados que, a su juicio, “deberá basarse en herramientas más heterodoxas”.

Con todas las incógnitas aún por despejar, desde AXA IM se muestran actualmente partidarios de mantener una posición táctica larga en bonos del Estado alemán y bonos del Tesoro de Estados Unidos que ve necesaria pese a ser “ciertamente costosa”. Desde la entidad gala también apuestan claramente por el crédito, sobre todo en deuda corporativa y bonos americanos ligados a la inflación. Por el contrario, infraponderan las acciones. No obstante, hay excepciones. A nivel regional, la gestora se muestra más positiva respecto a la renta variable emergente, especialmente la asiática (excluida Japón).

Lo más leído