La política monetaria del G7, en la senda de la normalización


Una serie de bancos centrales en países desarrollados ya han comenzado a normalizar su situación. En efecto, las autoridades monetarias en los países que fueron los primeros en salir de la recesión rápidamente han anunciado su intención de redirigir la política monetaria. 

Esto se debe a que la recuperación de la economía global ha beneficiado rápidamente a los sectores de la exportación y al crecimiento de los países y el Riksbank  se ha sentido obligado a actuar. Los tipos de interés, sin embargo, siguen siendo moderados en general, entre el 1% y el 2,25% (Noruega); solo el Banco de la Reserva de Australia ha ido más lejos (4,75%). Las condiciones financieras en estos países están lejos de ser restrictivas, pero se están acercando a una postura neutral.

Hoy en día, los principales bancos centrales se enfrentan a riesgos cada vez más asimétricos. La cuestión radica más en la rapidez con que otros bancos centrales subirán los tipos que en  la verdadera dirección  de la tendencia. Los mandatos del Banco Central no son exactamente los mismos de un país a otro: la historia, cultura y política nacional pueden dar lugar a misiones diferentes. El mejor ejemplo es la diferencia entre la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Central Europeo. La Fed tiene una doble función, defender los empleos y la estabilidad de precios. La postura del BCE ha sido conformada por el Bundesbank y busca, sobre todo, proteger la moneda única europea. Más allá de estas diferencias, un banco central tiene un objetivo fundamental de preservar la estabilidad de la moneda evitando cualquier depreciación inducida por la inflación. Sus directores teóricamente tratan de respetar los ortodoxos principios monetarios.

La situación de emergencia en 2008-2009 requirió una respuesta de política no convencional. Pero, ¿es cierto  esto hoy en día? Los balances del Banco Central están todavía hinchados después de las medidas introducidas para reforzar la deuda soberana y garantizar la liquidez bancaria. En nuestra opinión, esto es una aberración y ahora deben tomarse medidas para hacer frente al problema. El riesgo de inflación de estas políticas de emergencia ha sido objeto de intenso debate a lo largo de los últimos meses y la situación actual claramente da la razón a aquellos que recomiendan como final un enfoque no convencional.

Noticias relacionadas