La planificación financiera en España y en el mundo: aún nos queda mucho que avanzar


Hace sólo unos años, la planificación financiera apenas nos sonaba a los españoles. Hoy, afortunadamente, miles de familias, pymes y profesionales están tomando conciencia de la necesidad de contar con un plan financiero integral y personalizado que les garantice un futuro más seguro frente a tanta incertidumbre.  Estamos empezando a descubrir la figura del financial planner, hasta hace poco inédita en nuestro país,  pero muy consolidada en la cultura anglosajona y que es clave en millones de familias y empresas de EE.UU., Canadá, Reino Unido, Australia, norte de Europa y Asia (Malasia, Indonesia, Japón).

Estados Unidos es el líder indiscutible en planificación financiera. Un concepto que nació en este país a principios de los años 70 del pasado siglo, respondiendo a la necesidad de tener en cuenta todos los agentes y aspectos que pueden influir en la vida económica de una persona. Actualmente, existen en EE.UU. en torno a 70.000 profesionales acreditados en financial planning.

Australia, por ejemplo, tiene más de 10.000 miembros y afiliados; y en Reino Unido, además de los financial planners existen también otras entidades dedicadas a la planificación, incluyendo los grandes bancos comerciales y la banca privada.

Japón es uno de los países con mayor crecimiento en los últimos años (20.000 financial planners acreditados), debido principalmente a su envejecida población, a la incertidumbre sobre las pensiones y a un estado del bienestar en entredicho.

En Europa, en cambio, el concepto de planificación financiera no está muy arraigado, especialmente en los países del sur. No obstante, ciertos factores característicos de esta región reflejan la necesidad de la planificación: la inminente bajada de las pensiones, el riesgo país, la inseguridad financiera, la crisis inmobiliaria, la poca rentabilidad de los productos sin riesgo, el desempleo, etc.

La excepción, Reino Unido aparte, es Bélgica. La planificación financiera en este pequeño país de 11 millones de habitantes ha experimentado una auténtica revolución en los últimos 20 años. Hoy, el financial planner se ha convertido en una figura imprescindible para las empresas y las familias asentadas en Bélgica. Sólo Optima Financial Planners, compañía líder en el país, acumula cerca de 15.000 clientes desde su nacimiento en 1991, y más de 500 empleados.

¿Y en España? Aquí hemos pasado del total desconocimiento al cambio de mentalidad en apenas 3 años.

La imagen negativa de las entidades financieras (el 94,5% de los ciudadanos las consideran culpables de la situación), la insoportable presión fiscal, la elevada tasa de paro, las pobres tasas de ahorro (el 39% de los españoles no ahorra nada), más el futuro incierto de las pensiones (sólo un 48% de la población cuenta con un plan de pensiones), todo ello ha propiciado un cambio de mentalidad y una mayor concienciación de la necesidad —y la urgencia— de empezar a tener muy en cuenta la planificación financiera.

Así, en España el número de clientes ha crecido notablemente en los últimos años, más de la mitad de ellos con una edad comprendida entre los 40-60 años, y con un perfil profesional muy diverso (pequeños y medianos empresarios, profesionales, autónomos, jubilados… y un creciente público femenino). En cuanto al rango patrimonial, la gran mayoría se sitúa entre los 100.000 y 500.000 euros. También el conocimiento y el interés por esta novedosa figura ha crecido exponencialmente: sólo por las sesiones formativas-informativas que imparte Optima Financial Planners, compañía pionera en España, han pasado cerca de 5.000 profesionales y empresarios de todos los sectores.

Todo ello augura un futuro prometedor para la planificación financiera en nuestro país. Por necesidad y por concienciación.

Noticias relacionadas

Lo más leído