La perspectiva de S&P sobre EEUU: ¿una lacra sobre los mercados?


Los mercados acabarán apartando las miradas de la decisión tomada por la agencia crediticia S&P de otorgar una perspectiva negativa a Estados Unidos, pues esperan datos macroeconómicos y empresariales positivos, según comenta el equipo de estrategias de Saxo Bank en el artículo titulado “Perspectiva negativa para EEUU”. Sin embargo, desde Janus Capital creen que las consecuencias podrían extenderse más allá del mercado de bonos del Tesoro.

 

Los expertos se preguntan si deberíamos prever que desde ahora y en el futuro predecible una marea roja domine los mercados de todo el mundo y su respuesta es no. “Los mercados conocen el peligroso estado de las finanzas públicas en las economías occidentales, pero los comentarios en tono optimista de las compañías que van a dar a conocer sus resultados en las próximas semanas, junto con unas publicaciones macroeconómicas que se prevé que arrojen datos sólidos, deberían ser más que suficiente para apartar las miradas de los mercados de la noticia de ayer”, dicen.

También se cuestionan si la agencia de calificación ha detonado una bomba en el sistema financiero que a su vez podría ser el desencadenante que desplace la debilidad de la recuperación económica hacia su punto de inflexión. “Aunque la revisión de la perspectiva crediticia de EEUU a largo plazo parece mala a simple vista, es demasiado pronto para valorar sus implicaciones globales. Resulta obvio que si el impacto supone unos costes de financiación superiores desde una perspectiva material para el gobierno estadounidense, podría tener un impacto en el crecimiento económico. No obstante, a día de hoy, son todo especulaciones”, responden. Para acceder al artículo completo pinchen en el siguiente link.

Por su parte, Gibson Smith, codirector de inversiones de la gestora de fondos Janus Capital en relación al anuncio de S&P de ayer de rebajar a negativa la perspectiva de EEUU, cree que lo hizo la agencia fue disparar un sonoro tiro de advertencia sobre el déficit del país y que no fue una coincidencia, pues pisa los talones a la batalla presupuestaria en que se desarrolla en Capitol Hill y que muchos creen que no está haciendo lo suficiente para detener la espiral de deuda nacional del país. “El mensaje es claro: los políticos de Washington D.C. necesitan tomar más medidas para solucionar los desequilibrios fiscales y han de hacerlo rápido”, comenta. Y es que el 70% de la deuda del país está controlada por el gobierno federal, por lo que las ramificaciones de la bajada de rating podría extenderse más allá de los bonos estadounidenses.

“Los riesgos de los mercados de renta fija han cambiado dramáticamente desde la crisis de 2008. Con los balances de las compañías mundiales, creemos que el riesgo de crédito de las empresas es mucho más fácil de analizar que el de los gobiernos”, comenta, razón por la que se centran en dicho mercado.

 

 

 

Lo más leído