"La película 2 francos, 40 pesetas me ha llegado al corazón”


El apoyo de Mirabaud al arte, la cultura y el deporte ha quedado patente en múltiples ocasiones a lo largo de su trayectoria pero nunca hasta ahora se había relacionado con el cine español. La película hispano-suiza “2 francos, 40 pesetas”, dirigida y coprotagonizada por Carlos Iglesias, marca un punto de inflexión en este sentido. La figura de Antonio Palma, CEO y socio de Mirabaud, ha sido crucial para ello.   

En la decisión de la entidad de convertirse en el principal patrocinador del preestreno de la película en España, que se celebra esta noche en los Cines Callao de Madrid, ha tenido peso, y mucho, el lado más sensible de Antonio Palma, quien no duda al afirmar: “2 francos, 40 pesetas me ha llegado al corazón, al igual que lo hizo el primer largometraje de la saga, `1 franco, 14 pesetas´. Me ha devuelto mil sensaciones y recuerdos, y plasma de un modo muy real lo que sentimos miles de personas, con el corazón dividido entre dos países a los que amamos por igual”.

Nacido en el Madrid de 1956, Antonio Palma partió muy niño junto a sus padres de una España difícil, marcada por la postguerra, en busca de un futuro y nuevas oportunidades. Suiza se las dio, y él supo aprovecharlas. Hombre con coraje, tenaz y hecho a sí mismo, después de conseguir su título como arquitecto en 1977, Palma desarrolló su carrera profesional en el mundo de la banca y de las finanzas relacionándose con marcas líderes como el Banque Populaire Suisse en Lausana o Price Waterhouse y United Overseas Bank en Ginebra. En 1993 se incorporó a las filas de Mirabaud y desde 2010 es uno de sus máximos responsables.

Para Palma ha sido “muy gratificante conocer a Carlos Iglesias, también hijo de inmigrantes en Suiza, y compartir con él largas charlas en las que hemos podido poner en común vivencias, lugares y experiencias enormemente similares en el país en el que crecimos. Este ha sido, sin duda, el inicio de una gran y mutua amistad”.

Como explica Antonio Palma, “nací en España y llevo eso en mi ADN. Parte de mi cultura es mediterránea. Es un orgullo. Suiza ha sido el país donde he desarrollado mi trayectoria vital y mi evolución profesional, donde han nacido y crecido mis hijos. Ambos países significan mucho para mí. El trabajo de Carlos Iglesias con sus dos películas me parece fantástico y creo que es un nexo excelente para que, además de apoyar al cine español en un momento económico complicado, pongamos nuestro granito de arena para mostrar la realidad de cientos de miles de españoles que, sin perder sus raíces, encontraron en Suiza un lugar amable y lleno de posibilidades”.

Para el financiero, “la primera entrega de la saga fue más dura, en clave de drama, y con una perspectiva que, en ocasiones, cortaba la respiración a quienes habíamos vivido o conocido de primera mano situaciones similares. En esta nueva entrega, `2 francos, 40 pesetas´, Carlos Iglesias, junto al magnífico reparto de la película, logra escenas hilarantes pero nada manidas o groseras;  muy cuidadas, con mucho estilo. Buen cine. Cercano y con fondo, muy próximo al neorrealismo. Para Mirabaud es un orgullo apoyar su llegada a los cines españoles y, para mí, una gran satisfacción personal. Me he sentido muy reflejado en estas obras.” 

Profesionales
Empresas

Lo más leído