La patronal de bancos exige al Gobierno que distinga entre viables y no viables


La patronal de banca, la AEB, no está satisfecha con cómo está el Gobierno comunicando el rescate acordado con la Unión Europea. El secretario general de la institución, Pedro Pablo Villasante, reclamó hoy que se deje claro que las ayudas no son para todo el sector y que se explique de una vez por todas qué entidades necesitan ayudas y cuáles no porque son suficientemente fuertes para asumir prácticamente cualquier escenario. "La cuestión no es establecer una cantidad de saneamiento, sino de distinguir entre viables y no viables", dijo.

El Gobierno tiene hoy la oportunidad de hacer todas estas precisiones durante la presentación que realizará de los resultados de las consultoras independientes Oliver Wyman y Roland Berger, pero la intención inicial es únicamente dar la cifra de cuáles son las necesidades y, por tanto, no precisar cuánto corresponde a cada una y cuánto tendrá que proceder del fondo de rescate europeo. Precisamente, a raíz de la publicación de las cifras, que tendrá lugar tras el cierre del mercado, se espera que el Ejecutivo pida oficialmente a la UE el rescate de la banca.

Fuentes del sector consultadas por Funds People aseguran que las consultoras han llegado a la conclusión de que las entidades financieras españolas necesitarían en torno a 100.000 millones de euros más en provisiones para hacer frente a un escenario hipotético estresado y mantener aun así una solvencia del 7%. De esa cuantía, en torno a la mitad podría absorberse con los recursos propios y el resto debería llegar desde el fondo de rescate.

S&P aseguraba hoy en un informe que los 100.000 millones acordados para el rescate son suficientes para cubrir las necesidades de los bancos españoles con problemas, pero apostillaba que lo importante ahora son los detalles de cómo se va a entregar esa ayuda y qué condiciones se van a poner para su concesión y su devolución. Hasta que eso no se conozca, la agencia de calificación de riesgos no dará ningún paso en sus calificaciones.

Villasante dejó patente durante la presentación de resultados del primer trimestre que las entidades tienen muy poco conocimiento de cómo se han elaborado las auditorías que hoy se dan a conocer y, por tanto, no son capaces de valorar cuáles van a ser las verdaderas consecuencias de estos test de estrés. De hecho, el ejecutivo no descartó que, según sean las nuevas provisiones que se vayan a exigir, el sector acabe el ejercicio en pérdidas.

Y tanta es la incertidumbre actual que tampoco se atrevió Villasante a negar con rotundidad que vaya a haber un rescate generalizado a España, como sí había hecho en sus anteriores apariciones ante la prensa. Su respuesta ante la pregunta de si cree que rescatarán al país fue: "Eso es una pregunta muy difícil de contestar porque no depende de los bancos sino de que se abran los mercados". Si siguen atacando, dijo, los costes tan elevados de financiar la deuda pueden acabar derivando en mayores problemas.

De momento, en el primer trimestre del año, los bancos españoles ganaron 2.693 millones de euros, un 27,5% menos que en el mismo periodo del año anterior, después de haber dedicado 5.869 millones a provisiones para luchar contra la morosidad.

Noticias relacionadas

Lo más leído